Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estreno en España del filme sobre Rigoberta Menchú censurado en Guatemala

Rodar La hija del Puma a tres kilómetros de la frontera de México con Guatemala no resultó del todo fácil para Ulf Hultberg. "Hubo tensión, a pesar de que rodamos con discreción", declaró el director sueco de La hija del Puma el pasado lunes en su visita a Madrid. La película, que se estrena hoy en España, está prohibida en Guatemala.El filme, basado en la vida de la premio Nobel Rigoberta Menchú, se rodó en 80 localidades de Chiapas, a pocos kilómetros de la frontera con Guatemala, donde el Ejército guatemalteco, que sobrepasa a menudo la frontera de su país, según Hultberg, pidió a las autoridades mexicanas que suspendieran el rodaje. El Gobierno mexicano, tras la presión de su país vecino y con la sospecha de que el filme representara de alguna manera su propia situación política, ordenó la suspensión durante algún tiempo, pero cedió finalmente tras el diálogo con los organizadores. "Al final, el Ejército mexicano se sentía orgulloso de protegemos", declaró el director.

El retraso provocó que las últimas escenas se rodaran en junio de 1993, justo seis meses antes de la revolución de la guerrilla zapatista, lo que creó sospechas sobre si los realizadores observaron preparativos de la revuelta, lo que Hultberg ha negado.

De producción sueca y danesa, cuenta con un presupuesto de un millón y medio de dólares (unos 150 millones de pesetas), suficiente, según Hultber9, para representar con independencia su inquietud sobre el continente latinoamericano. Estados Unidos y otros países europeos a los que se pidió contribución pusieron condiciones, como que la protagonista fuera de raza blanca, a lo que el director se opuso. La actriz que hace el papel de Rigoberta Menchú, elegida entre 40 aspirantes, es la mexicana Ángeles Cruz, que debuta en el cine junto a la veterana Elpidia Carrillo, conocida por sus películas con Oliver Stone.

Ulf Hultberg lleva 20 años produciendo documentales sobre América Latina en la televisión sueca. Tras haber vivido cinco años en México, siente que "las miradas se han desviado hacia las guerras en otros continentes y se ha olvidado la represión del continente latinoamericano, que carece de atractivo para el mundo occidental", aunque reconoce que hay una mayor disposición a saber lo que allí ocurre. Por eso, con esta película, basada en la novela de la sueca Mónica Zak, el director pretende "enriquecer los sentimientos y dar a conocerla situación de los refugiados en todo el mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1995