La patronal critica que el Gobierno facilitará a la Generalitat un ahorro de 28.000 millones en sanidad

José, María Cuevas se quejó ayer del favor que el Gobierno hizo a CiU en los Presupuestos de este año al aceptar la iniciativa de ese partido por la que las deudas de las Instituciones sanitarias públicas, o sin ánimo de lucro, con la Seguridad Social gozan de un tratamiento más ventajoso que la que tienen las empresas privadas. Ese trato de favor, que supone la eliminación de intereses de mora y recargos, le ha costado al Estado 50.000 millones de pesetas, de los que el 56% se los ha ahorrado la Generalitat de Cataluña, según CEOE.La disposición ad de los Presupuestos de 1995 establece para el pago de las deudas con la Seguridad Social, causadas hasta el 31 de diciembre de 1994 por los hospitales del sistema público, o por los que no tienen ánimo de lucro, una moratoria de 10 años sin interés y tres años más de carencia, y se condonan todos los recargos. Esas condiciones chocan con el tratamiento para la deuda que mantienen otros organismos y las empresas privadas: hasta el 35% de recargo, más los intereses.La disposición provocó una pregunta al Gobierno del Grupo Parlamentario Popular. Según la respuesta del Ejecutivo la deuda de los hospitales del sistema público era de 66.632 millones de pesetas, incluidos 18.012 millones de recargos, mientras las instituciones sin ánimo de lucro debían 113.354 millones.Si se suman las deudas de los dos grupos resulta un total de 179.986 millones de los que 100.908 (el 56% del total) corresponden a Cataluña. Le sigue Andalucía, con el 29,9%, Madrid, con el 5,16% y la Cruz Roja que debía 9.077 millones, lo que supone el 5,04%. "Ahora es cuando puede verse claramente", dice CEOE, "el interés del grupo CiU en colar esta disposición adicional".

Según la patronal, la medida le cuesta al Estado un total aproximado de 27.000 millones de pesetas en recargos no percibidos y de 22.900 millones en tipos de interés. "Supone un premio para las autonomías más derrochadoras, a las cuales se les perdonan sus excesos, y un desestímulo para aquellas otras que se han administrado bien y han tenido al día sus pagos con la Seguridad Social, que evidentemente han hecho el primo en esta ocasión", concluye la CEOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de julio de 1995.

Lo más visto en...

Top 50