Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO EN LA SANIDAD PÚBLICA

Los médicos seguirán negociando sin huelga

Firmada una tregua en el conflicto del Insalud para llegar a un pacto antes del 31 de julio

El ex vicepresidente del Gobierno de UCD Fernando Abril Martorell consiguió ayer que los médicos del Insalud sigan negociando sin huelga. Una tregua, que no una desconvocatoria formal, pactaron ayer los líderes sindicales y el Insalud para buscar un acuerdo definitivo antes del 31 de julio. Abril confía en que se alcance en ocho días. Los hospitales de 10 autonomías, casi paralizados durante 48 días, volverán a la normalidad a partir del martes. El documento aceptado compromete una subida salarial de 30.000 pesetas y la corrección paulatina de las "diferencias econmicas comparativas" con mejor gestión. El Insalud propondrá que los sueldos de los facultativos se fijen de forma coordinada en todo el Estado.

Abril Martorell calificó de sui generis la tregua, la fórmula elegida por los médicos para suspender de momento el conflicto. "Técnicamente se mantiene el concepto de huelga, aunque no es efectiva", aclaró el mediador. En la práctica, los 105 hospitales de las diez comunidades autónomas administradas por el Insalud recuperarán su actividad a partir del martes. Mañana se celebrarán las correspondientes asambleas hospitalarias. Tras felicitarle por su logro, "en un tiempo récord", la ministra de Sanidad, Angeles Amador, mostró su confianza en el futuro. "No podemos haber sufrido este conflicto sin extraer consecuencias", dijo.Diez días se había dado de plazo Abril Martorell, aceptado Como Mediador la pasada semana, para presentar un documento que desbloqueara la huelga. No han sido necesarios. "Ha sido relativamente sencillo enumerar una serie de compromisos concretos que permiten un campo para trabajar", dijo ayer, tras la firma del documento en el ministerio de Sanidad.'

"La letra mata"

Excepto el tema económico, el consenso entre ambas partes siempre ha estado claro en la mejora de la gestión y la asistencia sanitaria desde que empezó la huelga el 8 de mayo. La "nobleza" y la "sinceridad" presiden esta nueva andadura, según el político centrista que, citando a San Pablo, recordó: "La letra mata y el espíritu vivifica".

La letra escrita ha sido fuente de desencuentros en la interminable negociación. Los nuevos términos no varían sustancialmente el preacuerdo que la ministra se negó a firmar el 31 de mayo al considerar que se había "malinterpretado" su oferta económica como una subida lineal de 100.000 pesetas. En el preacuerdo de ayer, sobre el que se empezará a trabajar mañana mismo, se acepta una subida inmediata de 30.000 pesetas mensuales brutas consolidadas desde 1995 en concepto de productividad fija. Para los dos años siguientes, el Insalud se compromete a "contribuir a eliminar, de forma sustancial, las actuales diferencias económicas comparativas entre las diferentes comunidades autónomas en lo que se refiere a las retribuciones fijas".

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) no renuncia a una subida de 100.000 pesetas a tres años para conseguir la equiparación salarial con otras comunidades autónomas, según declaró su secretario general, Vicente Garcés. En el documento firmado ayer por Garcés y la directora general del Insalud, Carmen Martínez Aguayo, no figura esta cantidad, en línea con las anteriores propuestas, aunque sí un compromiso de liberar recursos mejorando la gestión de los hospitales para reducir los desequilibrios. El Insalud se dirigirá a los consejeros autonómicos para que de ahora en adelante las retribuciones rijas de los médicos se estipulen de forma coordinada en todo el Estado.

El Insalud también se compromete a potenciar la participación de los médicos en los hospitales a través de las juntas técnico-asistericiales. Como contrapartida, los facultativos aceptan participar en la libre elección- de especialista, la agilización de las listas de espera y una mejor información al paciente. "Esperamos que este sea un camino rápido que nos permita a los médicos aspirar a nuestras reivindicaciones profesionales y a los pacientes percibir mejoras en las asistencias", manifestó Garcés. Ambas partes se comprometieron ayer a respetar anteriores puntos de consenso sobre la estabilidad laboral de los interinos, el seguro de, responsabilidad civil y la reforma de las guardias médicas.

Más información en Domingo / 20

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de junio de 1995