Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFANCIA INFORME ANUAL DE UNICEF

En Níger mueren 320 niños de cada 1.000 mientras que la tasa en España es de nueve

La situación de la infancia del mundo registra pocas mejoras y la brecha entre países ricos y pobres se profundiza cada vez más, según el informe anual de Unicef que hoy se presenta. Los datos son abrumadores. La tasa de mortalidad en Níger es aún de 320 por 1.000 mientras que en España es sólo de nueve. El informe de Unicef El progreso de las naciones pone además de relieve el descenso de la ayuda al desarrollo registrado en los últimos años y en los derechos del menor y la educación de las mujeres, estrechamente ligada a la erradicación de enfermedades infantiles.

Unos 320 niños de cada 1.000 mueren antes de cumplir los cinco años en Níger y sólo cinco en Finlandia, siete en Dinamarca o nueve en España. En Mali, la tasa de mortalidad materna es de 2.000, frente a dos en Irlanda. Las españolas tienen el récord de la tasa global de fecundidad más baja con 1,2 hijos, mientras que en el otro extremo de la lista están las yemeníes con 7,6.El informe, que hace una mención especial a la "lección española" de la campaña del 0,7%, denuncia el descenso total de la ayuda al desarrollo del 8% registrado en 1993. La cifras del último año todavía se desconocen. Sólo Dinamarca, Noruega, Países Bajos y Suecia cumplieron el objetivo del 0,7% en 1992 y 1993. Estados Unidos, segundo país donante en términos absolutos, ocupa el último lugar de la tabla.

"En todas las regiones del mundo", dice el Unicef, "los menores siguen subalimentados, sufren enfermedades evitables y se les niega una educación básica. Continúan siendo explotados, prostituidos y expuestos a la violencia del hogar, del trabajo o de la guerra".Aunque no es fácil determinar cifras exactas, Unicef estima que dos millones de menores están condenados a prostituirse, de los cuales más de un millón vive en Asia y unos 300.000, en Estados Unidos. Otros dos millones han muerto en conflictos armados durante la última década.

Los derechos humanos tampoco son iguales para todos, incluso dentro de los mismos países. En 1990 la proporción de adultos hombres alfabetizados en Afganistán, Marruecos, Paquistán, Bangladesh o Bhutan era el doble que la de mujeres."La desigualdad de género es evidente en virtualmente todos los países, ricos o pobres", dice el informe, "pero la desigualdad de la educación es particularmente importante porque socava los avances en casi todos los otros ámbitos".

El informe vincula la educación de las mujeres a la mejora sanitaria de los niños. En este sentido, y a pesar de las desgarradoras cifras, hay datos para la esperanza, como el hecho de que los casos de polio sigan descendiendo, de manera que la organización cree que para el año 2000 estará erradicada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 1995