Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDICINA NATURAL

Remedios 'calientes' para paliar el cáncer

El 40% de los enfermos de cáncer sufren distermias, todos ellos tienen sensación de frío. Esta comprobación realizada por la doctora Gunhild Kühn, de la cátedra de Medicina Natural de la Universidad Libre de Berlín, ha llevado a los doctores que utilizan estos métodos alternativos a emplear remedios calientes que permiten una mejor calidad de vida en los pacientes afectados por esta enfermedad.La especialista acudió recientemente a un simposio organizado en Zaragoza, en el que participaron cerca de doscientos profesionales de la medicina, para "tomar el pulso" a estas prácticas y los problemas que les plantea el intrusismo de personas sin cualificación universitaria que se presentan como médicos naturistas, sin serlo.

La doctora Kühn reconoce de entrada que ninguna medicina, ni siquiera la que utiliza tratamientos convencionales, tiene respuesta al hecho de que unos enfermos de cáncer salgan adelante y otros no. "Nosotros hemos estudiado las característícas comunes", explica la doctora Kühn. "Por el momento nos encontramos en fase de estudio de estos aspectos, pero lo que sí hemos detectado es que se trata de una enfermedad muy rígida y la mayor parte de los pacientes sufre frío. Por eso les tratamos con remedios basados en el ajo y la curcuma".

Este tratamiento es complementado con hidroterapia, que hace reaccionar las defensas naturales. "Los enfermos reaccionan rápidamente y sobretodo consiguen recuperar una calidad de vida que les reduce los dolores, les permite conciliar el sueño y alejarse del estrés", afirma la doctora, que al igual que en el tratamiento de otras enfermedades por métodos naturales, resalta la importancia de mantener una dieta "lo más próxima posible" a una vegetariana, para complementar el combate contra la enfermedad. En su departamento se ha comprobado que el sistema inmunológico reacciona favorablemnte.

Actitud positiva

Es contundente, también, a la hora de reconocer que estos métodos "no son efectivos por sí solos para los grandes cánceres". Pero si sirven tras el tratamiento quirúrgico o de radioterapia, para recuperarse de los efectos de estos tratramientos tan agresivos. "Si mejoramos la calidad de vida de los enfermos, inmediatamente se produce un efecto positivo que ayuda a la recuperación".

"Es muy importante" añade, "el espíritu con el que se afronta la enfermedad. No es positivo tratar al enfermo de una manera autoritaria que le provoque una depresión o una dependencia obligada de su tratamiento. Lo que hay que hacer es que se implique en actitud positiva, no sufriente en la mayor medida posible. Eso hace que las células se activen. Desde la medicina natural pensamos que uno tiene que ver mucho con su propia salud. Por lo tanto, su ánimo es fundamental para salir adelante cuando hay complicaciones sanitarias", afirma Gunhild Kühn.

A juicio de esta experta no es bueno simultanear los tratamientos de medicina natural y homeopatía en el tratamiento contra el cáncer. "En mi opinión son dos vías separada", dice. "Yo he remitido algunos casos que parecían más oportunos a especialistas homeopáticos, también con buenos resultados. Pero lo mejor es que cada técnica se aplique por separado. Donde una no llega,puede hacerlo la otra, pero no a la vez. Hay casos específicos para cada una de las terapia".

Estos tratamientos son lentos, según afirma la doctora. Van a pequeños pasos. "Por eso es imprescindible tener una buena comunicación entre médico y paciente que mantenga viva la esperanza", precisa. Define sus métodos como "la medicina del orden" cuyo fin es que "el paciente esté bien consigo mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 1995