Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una inevitable polémica política marca el encuentro de poetas cubanos en Madrid

Figuras del exilio y de dentro de la isla recuerdan a Lezama Lima y a la revista 'Orígenes'

Desde hoy y hasta el próximo día 25, la Casa de América y la Universidad Complutense de Madrid acogerán un encuentro de poetas cubanos bajo el título La isla entera, coincidiendo con el 50º aniversario de la revista Orígenes, que fundó el poeta cubano José Lezama Lima. Organizado y financiado mitegramente por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, los coloquios tendrán como protagonistas a 11 poetas del exilio y 13 que viven dentro de la isla caribeña. El encuentro ha levantado numerosas polémicas dentro y fuera de Cuba, con el rechazo de gran parte de los intelectuales del exilio.

Los encuentros, divididos en mesas redondas y coloquios, tendrán lugar por las mañanas, a las once en el Paraninfo de la Universidad Complutense y por las tardes, a las 19.30, en la Casa de América. Antes de comenzar, los encuentros. ya han generado polémicas entre los intelectuales cubanos del exilio, desde donde se han alzado voces para denunciar una posible manipulación por parte de las autoridades cubanas, al decidir quién puede salir de la isla y quién no. Asimismo, desde la emigración se impugna una selección de poetas que viven en Cuba, donde no hay representantes del llamado "exilio interior", sino solamente figuras adscritas e incondicionales a la política oficial o toleradas por el régimen de Fidel Castro.En el caso de los poetas del exilio, la peor carencia está en desestimar y no invitar a poetas como Eugenio Florit (no vinculado a Orígenes, pero contemporáneo de ella y con uno de los coloquios madrileños dedicado a su obra), Lorenzo García Vega o Justo Rodríguez Santos, últimos testigos del periodo objeto del seminario. García Vega, perteneciente al grupo primigenio, publicó en Caracas un libro que generó una seria controversia entre los sobrevivientes del grupo, después de años de alejamiento geográfico e ideológico entre ellos.

Gastón Baquero, que reside en Madrid y sí ha aceptado asistir a los encuentros, opina: "No se puede ir en contra del contacto humano entre, los poetas, ni se puede borrar a los que viven dentro de la isla. Hace años escribí un artículo que se llamaba Puente hacia la isla, donde ya hablaba de esto". Por su parte, no asisten Cintio Vitier y Fina Garcia Marruz, miembros históricos de Orígenes que han aducido compromisos en La Habana contraidos antes de saber que se iba a celebrar este encuentro en Madrid.

En Cuba los disgustos no se han hecho esperar. Mientras Roberto Robaina, ministro de Extertores de Cuba, daba su beneplácito al encuentro, Abel Prieto, alto funcionario de la cultura en la Unión de Escritores y miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, empezaba una férrea campaña para disuadir amablemente a los invitados de dentro de la isla. Según ha podido saber este periódico, algunos escritores recibieron visitas cordiales de la Seguridad del Estado para aconsejarles no asistir a unos actos que parecían estar "manipulados por el enemigo imperialista", y hasta la mañana del viernes, teniendo los visados otorgados por la Embajada española en regla, solamente dos escritores habían conseguido. permiso de salida de las autoridades cubanas.

En Miami, numerosas voces del exilio cubano se han levantado para denunciar que el encuentro de poetas de Madrid estaba organizado por el poder castrista o que, aun organizado por un ministerio español, obedecía a una recurrente operación de maquillaje de la criáis cubana y podría ser rentabilizado a favor de la política exterior de Fidel Castro, como el reciente encuentro de Estocolmo, que terminó con una declaración contra el embargo económico sobre Cuba.

Los coloquios y seminarios estarán moderados, entre otros, por los profesores españoles Luis Sáenz de Medrano, Carmen Ruiz Barrionuevo y Teodosio Fernández, además del poeta boliviano Pedro Shimose, el editor Eugenio Suárez Galbán y el poeta Félix Grande.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de noviembre de 1994