Nace Manolito Gafotas, un personaje literario de Elvira Lindo

Atxaga y Muñoz Molina, padrinos del antihéroe infantil

Manolito Gafotas, niño de ocho años charlatán y debilucho, personaje creado por Elvira Lindo, fue presentado ayer en sociedad. Manolito, a sus ocho año nace con un pan bajo el brazo, dadas las expectativas que ha suscitado nada más publicarse por Alfaguara el primer libro de lo que parece que va a convertirse en una serie. Bernardo Atxaga y Antonio Muñoz Molina presentaron la obra.

El personaje ha contado con unos padrinos de excepción: los escritores y premios nacionales Antonio Muñoz Molina y Bernardo Atxaga, quienes intervinieron ayer, junto a la periodista Rosana Torres, en la presentación de este personaje literario, en las Tertulias Literarias dominicales de la librería Crisol.Además de su creadora, también estuvo en el acto el propio Manolito, que no dio la cara de puro tímido que es, pero que intervino escondido debajo de una mesa, para señalar que, de tanto salir en la radio y por publicar este libro, se ha hecho "muy famoso" en Carabanchel Alto, su barrio del extrarradio madrileño: "Quien es un rollo repocho es la que ha escrito mi historia, que no quiere repartir la pasta conmigo; yo aquí no he visto ni un duro y mi madre se ha agarrado un mosqueo grande", señaló Manolito.

Aportaciones

Muñoz Molina destacó que Manolito Gafotas aporta una de las cosas más difíciles de la literatura de todos los tiempos: "Acuñar un personaje, algo que han conseguido sólo grandes creadores", y recordó a personajes literarios como Lolita, Tom Sawyer, Lazarillo, Huckleberry Fynn: "Manolito es un narrador indocumentado e inocente en el que lo más extraordinario de él y del mundo en el que vive es su absoluta cotidianeidad, un niño que habla sin parar construido por Elvira Lindo; no tanto en el terreno de la literatura fantástica, sino en lo extraordinario que supone construir a partir de los elementos más comunes de la realidad", afirmó el autor de El dueño del secreto.Elvira Lindo señaló que su personaje tenía dos voces; "Es un niño urbano, de un barrio periférico que, como todos los niños, encuentra hechos extraordinarios o felices en la parte más vulgar de su existencia, pero simultáneamente desprende toda una realidad que puede, y de hecho lo consigue, sumergir en la melancolía".

Atxaga definió Manolito Gafotas como una obra en la que se dan cita grandes dosis de poesía y humor: "Además hay otro gran acierto de Lindo, como es el conseguir un personaje real, definido, en un momento en el que la literatura infantil atraviesa un gran cansancio", dijo el autor de El hombre solo.

Como primer libro neoexistencialista dentro de la literatura infantil y juvenil fue definido Manolito Gafotas por Rosana Torres, quien señaló que estamos ante una obra de obvia lectura cómica pero llena de tintes descarnados, ácidos, agrios y desgarradores.

Manolito Gafotas, cuyas ilustraciones han sido realizadas por Emilio Urberuaga, mira el mundo desde su barrio y cuenta todo lo que ve con las palabras que atrapa de los mayores, de las películas y de la televisión. Con su abuelo Nicolás, con su hermanito El Imbécil y sus amigos, el personaje es capaz de vivir los hechos cotidianos como aventuras estupendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de noviembre de 1994.