Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión exige a España modificar los programas de ayuda a regiones en declive

Tras el tropezón de Andalucía, llega el de las regiones industrializadas en declive. La Comisión Europea aprobará hoy los programas de distintas regiones industriales europeas, que se acogen a los Fondos Estructurales de la Unión Europea (UE). Pero no el de las españolas. Los proyectos del País Vasco, Cataluña, Aragón, Navarra, La Rioja, Baleares y Madrid han quedado congelados hasta que sean drásticamente reformados. El paquete de ayudas asciende a 180.000 millones de pesetas.La Comisión aprobará hoy las ayudas de los Fondos estructurales (regional y social) otorgadas a distintas regiones alemanas, francesas, italianas y belgas en declive industrial (el llamado objetivo 2). Estas ayudas forman parte de un paquete global de 6.977 millones de ecus (1,1 billones de pesetas) para 1994-96.

La parte española deberá esperar a que Hacienda y las comunidades autónomas afectadas introduzcan serias modificaciones en sus respectivos programas, cuyo montante global asciende a 1.130 millones de ecus (unos 180.000 millones de pese7tas), la sexta parte del total.

Problemas

El primer problema de estos planes es que están demasiado centrados en la¡, creación o mejora de infraestructura de transportes. En el caso (le Cataluña, la mitad se inscriben en este ámbito. Y no es la filosofía del objetivo 2: éste, a diferencia del objetivo 1 -el de las regiones menos desarrolla das- pretende ayudar a crear empleo, a la inversión productiva y a las reconversiones. El segundo problema es la "intensidad de la ayuda recabada": las regiones españolas piden un apoyo financiero comunitario para cada línea de trabajo (los programas no incluyen ni deben incluir proyectos concretos muy detallados) del 50% del coste total. La Comisión prefiere llegar sólo al 25%: como la cantidad total permanece invariable (180.000 millones de pesetas en tres años), se trata de abrir nuevas líneas de actuación y diseñar mayor número de proyectos.

Bruselas y la Administración española coinciden en que es posible llegar a un acuerdo concreto antes de final de año, algo imprescindible si se quiere aprovechar a tiempo todo el caudal de ayudas. Es la misma previsión que se repite en el caso de Andalucía, el único programa retrasado en el objetivo 1.

Ayer mismo la Comisión empezó a aprobar actuaciones dentro de este objetivo 1. Dio el visto bueno a ocho programas operativos con ayudas por valor 3.330 millones de ecus (más de 520.000 millones de pesetas) para el período 1994-1999. Las regiones beneficiarias son Canarias, Ceuta, Melilla, Extremadura y Murcia (ésta, por doble partida), así como sendos planes de ayudas locales y regionales dependientes de la Administración central.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 1994