_
_
_
_

Vigencia y modernidad de María Zambrano

Más de cien intelectuales analizan en Vélez-Málaga la obra de la pensadora española

La marginalidad y el desconocimiento que hasta hace muy pocos años sobrevolaban la figura y la obra de María Zambrano (Vélez-Málaga, 1904; Madrid, 1991) comienzan a resquebrajarse. La crítica radical que realizó a toda la filosofía occidental desde Descartes para indagar en el "sentir originario" como base de su pensamiento, y su biografía difícil y heterodoxa (mujer, republicana de izquierdas, liberal y con sólidas convicciones religiosas) han sido elementos que no ayudaron a la difusión de su obra en un contexto demasiado proclive a los compartimientos estancos.

"Zambrano se adelantó a su época, y sólo ahora ésta comienza a pillarla", afirma el profesor de filosofía Juan Fernando Ortega, director de la Fundación María Zambrano, que organiza desde ayer, y hasta el próximo viernes, el segundo congreso internacional sobre la vida y la obra de la pensadora andaluza en su ciudad natal. El carácter pionero de su pensamiento y su biografía peculiar y modesta se irán poniendo de manifiesto durante estas jornadas.Al congreso veleño, que fue inaugurado en la tarde de ayer por el escritor, Jesús Moreno, con la conferencia La lógica del sentir, asistirán, durante estos cuatro días, más de 120 personas, para agruparse en torno a un total de 46 intervenciones, entre comunicados, conferencia! y mesas redondas. Los mejores exegetas de la obra de la autora de Claros del bosque, entre los que destacan nombres como Miguel Morey, Massimo Cacciari, Alan Guy o el mismo Moreno, coincidirán con participantes que dejarán testimonios biográficos sobre María Zambrano, aspecto este, el de la vida de la autora, del que tampoco se ha publicado hasta la fecha en demasía.

Para Jesús Moreno -profesor de historia de la filosofía de la UNED, autor de la reciente antología de textos zambranianos publicada en Siruela La razón y la sombra, y tal vez el amigo más constante de María Zambrano en sus últimos años de vida, así como principal responsable de su regreso definitivo a España en 1984-, "Ia vigencia del pensamiento de María es absoluta, y su interés, creciente, aunque no creo que se convierta en moda, algo que, por otra parte, a ella le hubiese disgustado sobremanera".

"Frente a la claridad y la evidencia de la tradición filosófica del pensamiento occidental, Zambrano puso sonidos y penumbra", afirma Moreno, para quien la autora de El hombre y lo divino hizo con sus Iibros y sus ensayos la crítica "más radical que se haya hecho jamás a la filosofía, aunque tuvo la virtud de no ser realizada con violencia". María Zambrano afirmó que una de las raíces de la violencia latente en la sociedad europea descansa en su propio pensamiento: Llevamos la guerra en nuestra inteligencia y nuestra voluntad", escribió.

Para el profesor Moreno, "su obra supuso una alternativa a la filosofía occidental y a la historia sacrificial de la historia". Desde su pensar relativista, su búsqueda del discernimiento del sentir y su arraigo en lo que el profesor Moreno denomina "el roce adivinatorio", María Zambrano propuso una filosofía progresiva, cargada de rasgos iniciáticos, "instalada en el envés de las ideas". "María Zambrano hacía filosofía como música atonal, seriada y fragmentadamente", apunta Jesús Moreno.

Sus métodos de análisis "arqueológicos" de la historia de la filosofía fueron precursores en muchos años a estrellas posmodernas del pensamiento, como

Foucault, y su reivindicación de la filosofía presocrática, el carácter fragmentario y poético de su obra y su crítica a la soberbia epistemológica que desde Descartes recorrió la filosofía occidental constituyen, en gran parte, la base del "pensamiento débil", tan vigente en la actualidad. "María sigue siendo una autora de minorías", dice Juan Fernando Ortega, director de la Fundación María Zambrano, "aunque es muy gratificante, en un primer acercamiento, por la calidad y musicalidad de su prosa; el discurrir de su pensamiento es difícil; sin embargo, alienta una transparencia absoluta".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_