Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 agricultores protestan en Murcia contra los aviones "que espantan la lluvia"

Apenas llueve y eso siempre ha conmovido el campo. No todos achacan esa precariedad pluviométrica a los caprichos de la meteorología. Los agricultores del Levante llevan 15 años, culpando a una alianza entre ciencia y tecnología de la escasez de precipitaciones. En Puerto Lumbreras (Murcia) salieron ayer a la calle unos 3.000 agricultores almerienses y murcianos -2.000 según la policía y 6.000 según la Unión de Agricultores y Ganaderos (COAG-UAGA)- para clamar contra la actuación de avionetas que disuelven las nubes cargadas de agua con mercurio y yoduro de plata. Son las espanta-nubes.

Sus efectos alcanzan una veintena de pueblos almerienses dedicados al cultivo de cítricos y hortalizas, y a la ganadería, aunque en UAGA no se atrevan a, cifrar los daños. Esta imprecisión desaparecía entre las pancartas que portaban ayer los manifestantes en las que se leía: "Avión asesino, tira mercurio y mata ganado". Consciente de la insólita protesta Juan Manuel Morillas, secretario de organización de UAGA en Almería, inició su perorata admitiendo que "muchos creerán que estamos locos o que somos incultos" pero, agregó, "nuestra presencia aquí prueba que llevamos razón".Durante el recorrido de los manifestantes por la N-340, que cortaron durante 90 minutos, Morillas desgranó la información que ha recopilado su organización acerca del tema: ''Los primeros experimentos del Servicio de Lucha contra Plagas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que comenzaron en Albacete en 1976, se adjudicaron a la empresa Zeltia Agraria. De los vuelos se encargaron los pilotos de la compañía americana Cooper". Desde entonces, "cada vez que el cielo se cubre y parece que va a llover, diferentes tipos de aviones sobrevuelan la zona y desaparecen las nubes".

Ha habido denuncias individuales en la Guardia Civil y actuaciones más recientes de UAGA ante el Defensor del Pueblo Andaluz, la Junta de Andalucía, el MAPA y otros organismos locales que "no han contestado en su mayoría". Los agricultores distribuyen sus sospechas indistintamente entre las empresas de seguros agrarios -a juzgar por el dinero que se ahorrarían en la cobertura de los daños provocados por las lluvias- y los propietarios de grandes fincas "que se estropean con las precipitaciones".

Nuevas protestas

Los responsables de UAGA advirtieron que ésta ha sido la primera de una serie de protestas que se sucederán si no obtienen una respuesta oficial. Y las próximas, amenazaron, "serán con tractores y picos".La Delegación del Gobierno en Murcia ha recomendado a los agricultores que cuando avisten una de esas presuntas avionetas fantasmas que evitan la lluvia lo denuncien inmediatamente al cuartel de la Guardia Civil más cercano, informa . Ayer demandaron una investigación de la Administración sobre la incidencia de avionetas en la ausencia de lluvias al tiempo que gritaban, "agua sí, avionetas no". Obtuvieron ambas cosas: un avión sobrevoló la cabeza de la manifestación entre las iras de los presentes y una tromba de agua les despidió cuando abandonaban el pueblo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de octubre de 1994

Más información

  • Los manifestantes creen que disuelven las nubes