Bruselas aprueba ayudas por 270.000 millones al grupo francés Bull

La Comisión Europea aprobó ayer las ayudas que el Estado francés solicitó otorgar al grupo informático Bull. Las ayudas, en forma de inyección de capital, ascienden a 11.100 millones de francos franceses -unos 270.000 millones de pesetas-, y deben servir para la puesta en marcha del plan de reestructuración de Bull. Bull es una compañía de mayoría pública: el 88% de su capital está en manos del Estado francés y de France Télecom, aunque existen planes para privatizarla.

La Comisión ha condicionado la autorización a que ésta sea la última concedida, a que se cumpla íntegramente el plan de reestructuración, y a que se le tramiten periódicamente informes detallados sobre su puesta en práctica. En caso contrario, obligará a la empresa a devolver la ayuda pública, como ha sucedido en los casos de las automovilísticas Renault y Rover.

Cuota de mercado

A la hora de proponer el visto bueno a la inyección estatal, el comisario de la Competencia, Karel van Miert, ha tenido en cuenta la modesta cuota de mercado de Bull -que ocupa el puesto 13 en el ranking mundial de los grupos informáticos- en el mercado comunitario: sólo el 4% del total. El análisis del órgano ejecutivo comunitario establece que en las condiciones actuales, ningún inversor privado habría acudido a ampliar capital. Y da su conformidad al plan de reestructuración, considerándolo "realista".

Los sacrificios del plan son importantes. Las ayudas no serán utilizadas para aumentar la producción, sino para sanear el excesivo endeudamiento. El número de divisiones se ha reducido ya a siete. Se han reducido también lo excesivos gastos de personal, administración e I+D. Y se han cerrado dos centros de producción. El conjunto de estas medidas ha desembocado en un descenso de las pérdidas a la mitad, entre el primer semestre de 1993 y el mismo período de este año.

Las ayudas estatales a empresas públicas están desatando una auténtica tormenta en el mercado europeo. Casi todas acaban siendo impugnadas ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo. La muestra más reciente ha sido la aprobación por la Comisión de una inyección de recursos públicos a Air France por valor de 20.000 millones de francos (más de 400.000 millones de pesetas). El Gobierno británico, British Midland Airways y un grupo de seis compañías europeas han interpuesto sendos recursos ante el tribunal, solicitando que esa ayuda, calificada de "grotesca", sea anulada. Ello constituye un indicio claro de lo que ocurrirá en el caso de Iberia, en cuanto la Comisión se pronuncie sobre su plan de reestructuración, que conlleva también ayudas estatales.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS