Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de la policía golpista huye a la República Dominicana

ENVIADO ESPECIALEl coronel Michel François, jefe de la policía de Haití, coautor del cruento golpe militar de septiembre de 1991 que, acabó con el Gobierno de Jean-Bertrand Aristide y responsable de muchos de los asesinatos de los últimos años, no esperó a que el Parlamento nacional aprobara la controvertida ley de amnistía. Ayer se fue raudo hacia la República Dominicana, dejando atrás un régimen que se desmorona como un castillo de naipes. "Es un paso esencial en la creación de una atmósfera de paz y en la promoción de una transición democrática en Haití", dijo ayer, con satisfacción el portavoz de la Embajada es tadounidense en Puerto Príncipe, Stanley Schrager.

El que fuera hasta hace unos pocos días uno de los hombres más siniestros, poderosos y temidos de Haití pasó ayer tres largas y humillantes horas atascado en Malpasse, un sucio y polvoriento paso fronterizo que une Haití con la República Dominicana. Fue retenido por la policía de este país como un bracero de caña de azúcar haitiano. Le faltaba un documento para cruzar la frontera. Un pase que expiden con cuentagotas las autoridades de Haití a cambio de varios días de paciencia y pago al contado de 50 dólares norteamericanos, alrededor de 6.500 pesetas.

"Estamos tratando de solucionar el problema y que se le permita el paso", dijo Sclirager a primera hora de la mañana. Estados Unidos realizó urgentes gestiones al más alto nivel en Santo Domingo. Poco antes de las doce de mediodía, el jerifalte de la policía haitiana se convirtió en un refugiado de oro. Ahora, le espera una vida de lujo a la sombra del botín construido en tres años de saqueo desde su cargo.

La marcha de François, tras una semana de intensos rumores, se produce justo un día después del espectacular asalto de la sede del Frente para el Avance y el Progreso de Haití (FRAPH) por parte de las tropas estadounidenses, en la que una treintena de militantes y policías haitianos fueron detenidos. "No creemos que tenga nada que ver. François llevaba de las tratando de salir del país", aseguró un portavoz de la Embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe.

Ayer mismo, fue detenido por las fuerzas especiales en la norteña Ciudad de Ouanaminte norteamericanas Gracias Fleurant, uno de los jefes locales del FRAPH acusado de diversos asesinatos.

A François, de 37 años y tildado repetidas veces de verdadero cerebro del golpe de 1991, se le vincula al sector más duro de las Fuerzas Armadas. Es considerado el miembro más cruel e intransigente - de la junta, con una influencia determinante sobre Cédras.

"La marcha de François es un avance transcendental para el regreso del presidente Aristide", dijo Schrager. Washington no quiere que haya mucho espacio (uno o dos días) entre la salida de los golpistas y la vuelta de Aristide. El presidente legítimo ha impuesto dos condiciones para regresar a Haití: la marcha de los tres jefes golpistas (François es uno) y que se den las condiciones de seguridad. "Reducir la Capacidad de violencia de este país es uno de nuestros objetivos y eso es algo que estamos logrando cada día", asegura el mando estadounidense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de octubre de 1994