Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hijo de Getty quiere evitar que el museo de su padre compre una estatua

John Paul Getty, hijo del fallecido multimillonario Paul Getty, fundador del museo que lleva su nombre en California, ha ofrecido un millón de libras (200 millones de pesetas) para evitar la venta a Estados Unidos de la célebre escultura neoclásica Las tres gracias, de Antonio Canova. La mayor oferta por dicha obra de arte ha sido hecha precisamente por el museo Getty, que está dispuesto a pagar hasta 7,6 millones de libras.Un representante de la oficina del hijo del multimillonario indicó que con esa oferta no desea evitar que el museo californiano adquiera la estatua, sino hacer lo necesario para que esta obra de arte se quede en el Reino Unido. Los museos Victoria and Albert, de Londres, y la National Gallery of Scotland, que han ofrecido cada uno una cantidad similar para "salvar" la estatua, expresaron su satisfacción por la contribución económica de John Paul Getty. La campaña iniciada por dichos museos, ha conseguido reunir ya 6,8 millones de libras, por lo que tan solo les faltan 800.000 para lograr su propósito de que Las tres gracias de Canova se queden en Gran Bretaña.

El ministro británico para el Patrimonio Nacional, Stephen Dorrel, decidió el pasado martes retrasar durante tres meses la concesión del permiso de exportación correspondiente para el traslado de la estatua a Estados Unidos con el fin de recaudar los fondos necesarios para evitar su venta. Las tres gracias fue encargada a Canova en 1814 por el sexto duque de Bedford, y en 1819 quedó expuesta en el parque de la abadía de Woburn, hasta que en 1984 fue comprada por una sociedad basada en las islas Caimán.

"Un lugar en el corazón"

Según afirmó el ministro, la escultura "tiene un lugar en el corazón de nuestro patrimonio nacional, es una obra de gran importancia y se deberían hacer todos los esfuerzos para que permanezca en el Reino Unido". Dorrel advirtió, sin embargo, que el permiso de exportación, solicitado en 1993, no podrá sufrir más prórrogas una vez cumplidos los tres meses.Getty hijo, que vive en Buckinghamshire, en el centro de Inglaterra, es uno de los hombres más ricos del Reino Unido. Según el director de la National Gallery of Scotland Timothy Clifford, su gesto se explica por el hecho de que nunca mantuvo buenas relaciones con su padre.

El Museo Getty ya intentó en 1989 adquirir la escultura, pero entonces el Gobierno británico no concedió el permiso de exportación. Este museo, situado al norte de la ciudad californiana de Los Ángeles, está considerado como uno de los más ricos del mundo y se ha convertido, en los últimos tiempos, en uno de los grandes compradores del mercado del arte. La fundación que lo gestiona está obligada, por su propia constitución, a gastarse cada año una importantísima cantidad de dinero en la adquisición de obras de arte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de agosto de 1994