Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TECNOLOGÍA: SEMICONDUCTORES

IBM, ATT, Motorola y Loral se unen por un nuevo 'microchip'

Cuatro gigantes estadounidenses de la alta tecnología, IBM, ATT, Motorola y Loral, han unido sus fuerzas para desarrollar una nueva generación de dispositivos electrónicos semiconductores que promete revolucionar ese estratégico mercado a comienzos del próximo siglo, según informó ayer el diario The Wall Street Journal y confirmaron después las empresas involucradas.El propósito de esas cuatro compañías es el de fabricar microchips mediante un proceso basado en los rayos X, en lugar del tradicional procedimiento de luz ultravioleta, lo que hará los nuevos dispositivos mucho más potentes que los actuales. Por el momento, los promotores de la idea se han planteado una inversión inicial de 100 millones de dólares (unos 13.000 millones de pesetas) para comenzar las investigaciones en una planta de IBM en Nueva York. El producto podría estar en el marcado a partir del año 2000.

La utilización de rayos X, según los expertos, permite la fabricación de hilos miles de veces más delgados que un cabello humano. Los técnicos de las cuatro compañías unidas en este proyecto trabajan en la creación de dispositivos semiconductores con circuitos electrónicos que tienen la mitad del grosor de los más avanzados microchips de la actualidad.

El desarrollo de esa tecnología permitiría incluir más circuitos en los chips y aumentar su capacidad de memoria. El modelo que se prevé para comienzos de siglo dispone de 60 veces más memoria que los mejores actualmente en el mercado.

Con esta iniciativa las empresas estadounidenses pretenden ganarle a las japonesas la carrera tecnológica del futuro. Varias compañías niponas están ya unidas en el desarrollo de las técnicas de rayos X. El desarrolló de dispositivos semiconductores basados en esa tecnología será decisivo para el avance de las anunciadas superautopistas de la comunicación, que unirán en un sólo sistema la televisión, las computadoras y el teléfono. Para hacer esa innovación más atractiva serán necesarios micro-chips capaces de trabajar a mucha mayor velocidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de julio de 1994