Chillida instala su 'Porta da música' en Santiago de Compostela

Santiago de Compostela - 25 jul 1994 - 22:00 UTC

,

Porta da música es la apuesta vanguardista del escultor Eduardo Chillida en una ciudad clásica como Santiago de Compostela. Desde el domingo, la escultura de Chillida impone su volumen, 340 centímetros de altura, y su peso, 17 toneladas de acero cortén, en el parque de Bonaval. "Es algo especial porque yo he tenido bastante amistad con el acero y con el hierro", explica el escultor vasco. "Esa pieza central que es el dintel de la puerta la he tenido que forjar cuatro veces para conseguir hacerla, porque era dificilísimo".

Porta da música es una escultura en forma de puerta entre cuyos márgenes se encuadran las torres de la catedral compostelana, visible en el horizonte. Con esta obra, el artista le rinde homenaje no sólo a la catedral, sino también al Camino de Santiago, que penetra en el casco viejo de la ciudad unos metros más abajo del emplazamiento de la escultura.

El título de la obra supone un reconocimiento al papel que la música desempeña en la vida del artista. "Es una serie de datos que están en toda la evolución de mi obra, la relación con el espacio y con el tiempo a través de la música, e incluso unas cosas que me han hecho a mí tener una aproximación especial con la música desde hace muchos años", afirma Chillida. "Hay un libro que se llama De música, de san Agustín, que es un diálogo platónico que ha tenido mucha importancia en mi vida y en mi carrera, y que surge de vez en cuando, como ha ocurrido en Santiago de Compostela".

Con la inauguración, en la tarde del domingo, del parque de Bonaval, el casco viejo de Compostela recupera 30.000 metros cuadrados de zona verde, donde tradición y modernidad se conjugan. El autor del proyecto, el prestigioso arquitecto portugués Alvaro Siza, optó por basarse en los elementos tradicionales que perviven en el parque, acondicionado en los terrenos del antiguo cementerio romántico de San Domingos. En el proyecto también ha colaborado la paisajista Isabel Aguirre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de julio de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50