Roa Bastos critica en El Escorial la masificación del libro

El premio Cervantes, Augusto Roa Bastos, de 77 años, denunció ayer la "profunda alteración" que sufren entre sí los autores, los editores y los lectores debido a la irrupción del libro "masificado" y "dosificado". Roa Bastos clausuró ayer el curso La edición cultural en nuestros días, que ha venido impartiendo la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial.

Para el autor de Yo, el supremo, el papel de la propaganda en el mundo editorial no sirve de "oferta orientadora", sino que impone y lo hace con "órdenes" dirigidas.

Otro de los peligros en esta relación, dijo Roa Bastos, está en las revistas llamadas del corazón" y "las aún más atractivas de pornografía", que son hoy, añadió, "el maná de corrupción de nuestro fin de época". El escritor paraguayo, que se quejó de la desaparición de las editoriales independientes en América Latina aseguró que esta situación favorece especialmente a la llamada industria del best seller -"ready made o literatura de papel higiénico", según la calificó Roa Bastos.

"Esta influencia avasalladora de este tipo de literatura ha cambiado por completo los modos y los valores de una gran tradición literaria (una de las más ricas del mundo), sustituyéndola por la ramplonería, el mal gusto, y el cultivo del feísmo en sus formas más repelentes y corruptas", aseguró el autor de Hijo de hombre, que no descartó a España de esa "bastardización" que impera en el mundo occidental.

Abaratar el coste

Roa Bastos también sugirió a los editores que realicen el esfuerzo necesario para buscar el abaratamiento del coste del libro. Para lograr este objetivo, recomendó negociar sistemas de coedición con las editoras locales, compartir entre ellas los derechos de autor y crear el arte de la edición rústica que permita una forma de expresión nueva y "verdaderamente artítica".El ganador del premio Cervantes, que aseguró que el autor es generalmente quien menos conoce su obra, defendió vehementemente las culturas indígenas frente a los valores elitistas que creen gozar de una presunta "cultura superior". "Ninguna cultura puede prescindir de la vital respiración de la cultura popular, de la poderosa y oscura palpitación de las masas sumergidas", explicó.

El novelista recordó al escritor español Rafael Sánchez Ferlosio, a quien puso de ejemplo entre los autores vivientes por dar fe de "circunspección y modestia" frente a los que buscan "la ambición desmesurada de fama y dinero" y "el afán de la figuración narcisista a todo trance". Augusto Roa Bastos, que definió a Sánchéz Ferlosio como un escritor "solitario" y "austero", dijo en El Escorial al término de su intervención en el curso La edición cultural en nuestros días, que estos escritores "no han compuesto nunca la imagen de marca de un auténtico talento creador".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de julio de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50