Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de miles de ruandeses huyen al vecino Zaire ante el avance de los rebeldes tutsis

La ciudad zaireña de Goma, en la frontera con Ruanda, fue invadida ayer por cientos de miles de refugiados ruandeses que huyen del avance de las tropas rebeldes tutsis del Frente Patriótico Ruandés (FPR), que se apoderaron en la madrugada de ayer de Ruhengeri, la principal ciudad del norte de Ruanda, y se encontraban a unos 25 kilómetros de Gisenyi, la ciudad fronteriza con Zaire que sirve de refugio al Gobierno hutu de Ruanda desde su salida de la capital, Kigali, a mediados de junio.El Consejo de Seguridad de la ONU, reunido anoche en sesión de emergencia a iniciativa de Francia, emitió una declaración en la que pide un alto el fuego "inmediato". Además, los 15 miembros del máximo órgano de las Naciones Unidas acordaron "movilizar todos los recursos disponibles" para aportar ayuda de emergencia a los civiles desplazados por la guerra y solicitaron a las partes la reapertura de las negociaciones políticas.

Miembros del Gobierno hutu confirmaron el avance del FPR. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jean-de-Dieu Habimeza, dijo que el FPR había comenzado a bombardear las afueras de Gisenyi. "La gente huye porque conoce la brutalidad del FPR", declaró Habimeza, según el cual el Ejército gubernamental continuará luchando aunque ya no hay esperanza.

Varios de los miembros del Gobierno hutu se han adentrado ya en la zona de seguridad controlada por las tropas francesas, al suroeste de Ruanda. Sin embargo, Francia ha rechazado la presencia de los dirigentes huidos en ese territorio, ya que considera que fue delimitado con el único objetivo de proteger a la población civil.

Los líderes del FPR pretenden capturar en Gisenyi a los dirigentes hutus que animaron las matanzas tribales de casi un millón de personas, la mayoría de ellos tutsis, desde que se reanudó la guerra hace más de tres meses. Los tutsis consideran el castigo de esas matanzas como una de las condiciones para declarar un alto el fuego. La otra, es la formación de un Gobierno de unidad nacional encabezado por el hutu moderado Faustin Tuagiramungu, quien ayer llegó a Kigali a bordo de un avión de la ONU.

Tuagirarnungu, que ya había sido elegido primer ministro en los incumplidos acuerdos de Arusha (Tanzania) en agosto de 1993, declaró a su llegada que la primera prioridad debían ser los refugiados, a quienes había que ofrecer seguridad para que pudiesen regresar.

Éxodo masivo

Cada hora, unos 20.000 refugiados cruzan la frontera con Zaire desde el miércoles, según el Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Zaire. Hileras de hombres y mujeres portando grandes bultos sobre sus cabezas y niños con pequeñas maletas repetían la dolorosa estampa del éxodo de ruandeses hacia Tanzanía del principio de la guerra.

Las organizaciones de ayuda humanitaria se han visto desbordadas. ACNUR había previsto lugares de acogida para sólo unos 50.000 refugiados y ha tenido que atender a 500.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 1994

Más información

  • El Consejo de Seguridad pide un alto el fuego