Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión abre procedimiento contra Francia por las agresiones de los agricultores a los productos españoles

El colegio de comisarios de la Unión Europea aprobará, en su reunión de hoy, una comunicación por la que se abre procedimiento contra el Gobierno francés por los actos violentos de sus agricultores contra las importaciones de productos hortofrutícolas, especialmente españoles y belgas. La Administración francesa tiene un periodo de 15 días para responder a las observaciones que se hacen desde la Comisión tras un proceso de investigación sobre los conflictos en Francia, que ha durado varios meses. Una vez conocida esa respuesta, la Comisión se pronunciará definitivamente sobre este contencioso.El ministro de Agricultura, Luis Atienza, considera que se trata de un emplazamiento contundente de Bruselas contra el Gobierno francés. El titular español estima que, tras esta acción comunitaria, van a recuperarse los mercados en Francia, deteriorados por la política de agresiones.

Chantajes y amenazas

La Administración española presentó hace varias semanas una queja ante la Comisión Europea denunciando las agresiones francesas, no solamente por la destrucción de camiones, sino también por la política de chantajes y amenazas contra las grandes distribuidoras, para impedir la venta de productos hortofrutícolas importados. En el informe de la Comisión se indica que el Gobierno francés no ha cumplido con las obligaciones que se derivan de las exigencias de las Organizaciones Comunes de Mercado en cuanto al libre tránsito de los productos agrícolas. En contra de las alegaciones anteriores del Gobierno francés, indicando que las agresiones fueron simples acciones esporádicas y por grupos incontrolados, la Comisión argumenta que se trata de acciones organizadas, cometidas por grupos legalizados y con medidas que, en muchos casos, eran conocidas por la propia Administración francesa.

Por parte de la Comisión se recuerda que las agresiones contra productos importados por parte de los agricultores franceses se repiten ya desde hace una década, lo cual ha motivado el envío de diferentes comunicaciones de Bruselas a la Administración francesa.

La Comisión reconoce que en 1993 estos conflictos tomaron una nueva dimensión ante el carácter organizado de las agresiones y actos vandálicos a cargo de la llamada Coordinadora Rural, no solamente contra las frutas y hortalizas españolas, sino también contra los tomates belgas o los cerdos de Dinamarca. Los servicios de la Comisión han constatado la campaña de agresiones y amenazas llevada a cabo este año en Francia contra las importaciones españolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 1994