Cinco exposiciones recuperaran el Alcázar de Madrid

La Comunidad invertirá 70 millones en las muestras simultáneas

La Consejería de Cultura reconstruirá con 70 millones de pesetas, la colección del Real Alcázar de Madrid, destruido por un incendio en el siglo XVIII. La falta de espacio para organizar una gran exposición sobre este emblemático edificio madrileño obligará a repartir la muestra en cinco sedes: Real Academia de San Fernando, Palacio Real, Museo del Prado, Calcografía Nacional y Fundación Carlos de Amberes.La exposición , El Real Alcázar de Madrid, que será inaugurada el próximo 14 de septiembre por los Reyes, mostrará a los visitantes un recorrido histórico por dos siglos sobre uno de los edificios más significativos de la historia de España.

El consejero de Cultura, Jaime Lissavetzky, calificó ayer la muestra en el curso de una rueda de prensa como 9a más importante que la Comunidad de Madrid ha organizado en su historia". La exposición incluirá colecciones de pintura y escultura, los tesoros que se guardaban entre sus muros, la biblioteca y una maqueta del destruido edificio. Cerca de 300 objetos pertenecientes a este palacio serán traídos de colecciones públicas y privadas de toda Europa con este motivo.

En las salas de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se podrá observar la evolución cronológica del palacio entre los siglos XVI y XVII. En el palacio de Oriente se mostrarán las colecciones de objetos, armas y libros. En las salas de la Calcografía Nacional se expondrán grabados alusivos a los palacios reales europeos contemporáneos al alcázar. Los cuadros serán colgados en el Museo del Prado. Los instrumentos de música y tapices podrán contemplarse en la Fundación Carlos de Amberes.

El incendio de 1734

El alcázar, situado en el mismo lugar donde ahora se levanta el palacio de Oriente, desapareció bajo las llamas en 1734. Fue residencia real entre los reinados de Carlos V y Felipe V. En su construcción intervinieron los arquitectos Covarrubias, Juan Bautista de Toledo y Juan Gómez de Mora. Velázquez, Rubens, Tiziano, Rafael, Tintoretto o Van Dyck decoraron algunas de sus dependencias.

Tras su destrucción no quedó ningún resto arquitectónico de importancia. Sin embargo, sí se conservan numerosos rastros que permiten su reconstrucción: planos, vistas, una maqueta, descripciones literarias y una amplísima documentación. Mediante el estudio de estos materiales se han podido rehacer los avatares históricos de un edificio de origen medieval.

No obstante, son mucho más abundantes los restos de las colecciones que lo decoraban en su interior. El Museo del Prado se funda en gran parte con sus pinturas. Lo mismo ocurrió en la Biblioteca Nacional, cuya primera sede fue el propio alcázar. Similares consideraciones pueden hacerse en torno a las colecciones de armas y tapices conservadas en el palacio de Oriente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción