Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Reacciones de escepticismo ante la tesis de Mullis sobre la causa del sida

Los poco más de 200 investigadores clínicos que asistieron ayer a la conferencia de clausura del congreso de la Sociedad Europea de Investigación Clínica acogieron con escepticismo e incluso e indignación la tesis del científico estadounidense Kary Mullis, quien niega que el sida esté causado por un retrovirus. El presidente de la sociedad, el británico John Martin, había dicho antes: "Las declaraciones de Mullis son totalmente inadmisibles y carecen de fundamento". El Comité Ciudadano Antisida anunció ayer su intención de poner una denuncia a Mullis, premio Nobel de Química en 1993, por atentado a la salud pública o incluso intento de homicidio.

Mullis arrancó risas de su auditorio al comentar que se dirigía a Sevilla "donde hay alguna clase de festival en el que se emborracha uno toda la noche". Ilustró el principio de su intervención, farragosa y confusa, con fotografías realizadas por él de imágenes geométricas proyectadas sobre mujeres desnudas.

Organizadores azorados

Los organizadores del congreso estaban violentos y sólo querían acortar el acto, desde que el día anterior Mullis anunciara que no iba a hablar sobre el invento que le hizo merecer el premio Nobel, la técnica de amplificación genética PCR, sino sobre su tesis de que el sida no es una enfermedad infecciosa. Martin le interrumpió para pedirle brevedad y le pidió que explicara cómo se transmite la enfermedad de madre a hijo y cómo la contraen los hemofílicos. Antes había declarado: "Él es químico y yo soy médico, y en mi hospital de Londres trato a pacientes con sida, muchos de los cuales acaban muriendo por esta enfermedad".Mullis no contestó a esta pregunta. En síntesis, afirmó que los científicos son asalariados que tienden a responder a las presiones de sus patronos suprimiendo datos que no les gustan. Expresó su desconfianza en personas como Robert Gallo, que en su opinión tienen que demostrar algo -en este caso que un retrovirus es causa del sida- para seguir teniendo dinero para su campo de investigación. Hizo hincapié en que no existen pruebas científicas de que el virus cause el sida y afirmó que en un enfermo de sida se puede encontrar cualquier virus si se busca bien. Pero su intervención no fue más allá y reconoció que su hipótesis sobre la causa del sida -la exposición a muchos agentes patógenos, entre ellos los retrovirus, que acaban por hacer que se derrumbe el sistema inmunológico- es igual de buena que cualquier otra.

Un portavoz del comité ciudadano antisida afirmó ayer: "Nos parece gravísimo que se echen por tierra años de labor de prevención. Si tiene razón lo tiene que demostrar" y recordó que este tipo de declaraciones pueden llevar a prácticas de riesgo de contraer el sida entre personas mal informadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de abril de 1994