Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greenpeace asegura que Defensa arrojó munición caducada en el Mediterráneo

Camiones del Ejército transportaron cajas y contenedores con munición a la base naval de Porto Pi de Palma de Mallorca, donde esta carga pasó al buque de la Armada Poseidón. La organización ecologista Greenpeace, que tiene su sede en el Mediterráneo justo enfrente de los muelles militares de Mallorca, denunció ayer que aquel cargamento -aparentemente munición caducada- fue vertido a finales de enero en un lugar desconocido del Mediterráneo. Estas afirmaciones de la organización internacional no fueron negadas ayer por portavoces oficiales.La destrucción de explosivos caducos en una base militar cercana a Palma fue paralizada en otoño del año pasado a raíz de las denuncias de unos vecinos, que se quejaban de Ias continuas explosiones" y los "daños materiales en las viviendas" provocados por las detonaciones".

Las prácticas con explosivos se han limitado a un kilo de carga, se evita disparar en el polígono próximo a la urbanización los días festivos y "se prohíbe terminantemente la destrucción de explosivos y municiones". A lo largo de diez días el pasado mes de septiembre se destruyeron más de 4.000 granadas de fusil.

El Ejército afirma que el área de tiro y maniobras -de más de dos millones de metros cuadrados y cercana a la selecta urbanización de Son Vida- es la única autorizada en la isla de Mallorca, cuya existencia es anterior a la actual normativa urbanística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 1994