Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antiabortistas noruegos se atribuyen el robo del cuadro 'El grito'

Un grupo antiabortista estaría detrás del robo del cuadro de Edvard Munch, El grito, perpetrado el sábado pasado en la Galería Nacional de Oslo. Esta versión se difundió ayer en Oslo después de que, Borre Knudsen, un ex pastor de la Iglesia noruega que lidera el movimiento antiabortista en este país, manifestara en una entrevista en la radio que el robo del cuadro había sido probablemente una acción del movimiento contra el aborto, y sugiriera que la obra sería devuelta a condición de que la televisión estatal noruega exhibiera una película llamada, precisamente, El grito silencioso, que es un alegado contra el aborto. El director de la televisión rechazó categóricamente la posibilidad de ceder a lo que calificó de chantaje.Las autoridades no se han pronunciado sobre la veracidad de las declaraciones de Knudsen, pero no descartan esa posibilidad. El hecho de que resulte prácticamente imposible vender El grito otorga mayor verosimilitud a una acción de chantaje. La ley noruega permite el aborto por la sola voluntad de la mujer.

Borre Knudsen fue separado de la Iglesia hace un tiempo por sus posiciones extremas contra el aborto similar a la de los miembros de algunas sectas norteamericanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 1994