Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cristo de Cellini vuelve a El Escorial con todo su esplendor

Los visitantes del Monasterio de El Escorial, en Madrid, pueden volver a contemplar en toda su belleza el Cristo del escultor renacentista italiano Benvenuto Cellini, cuya restauración se presentó ayer por los responsables del Patrimonio Nacional en el monasterio.El encargado de la restauración de la obra, pieza clave del monasterio realizada en mármol blanco de Carrara entre 1559 y 1562, ha sido Alejandro Chamorro. El trabajo ha consistido en sustituir, para evitar la oxidación, los pernios de hierro que ensamblaban cuerpo y brazos por otros de acero inoxidable; se han corregido las huellas de restauraciones previas (la última de 1963); se ha limpiado la figura y la cruz de mármol negro, y se ha aplicado una capa de protección a todo el conjunto.

Púdicamente tapado

Los trabajos de restauración duraron tres meses, pero el montaje definitivo en la Capilla de los Doctores, situada a la izquierda en los pies de la basílica, se prolongó durante todo el año pasado.El Cristo aparece púdicamente tapado con una tela blanca, lo que supone para Chamorro "un auténtico crimen; parece que ha habido que cubrirlo para evitar que ciertos fieles protestaran por la irreverencia que podría suponer el Cristo desnudo, tal como lo concibió el artista. De todas formas", puntualiza Chamorro con cara resignada, "siempre ha estado tapado".

Benvenuto Cellini esculpió el Cristo para que presidiera su propio enterramiento; sin embargo, los Medicis lo compraron y posteriormente se lo regalaron, en 1576, al rey Felipe II, quien decidió su instalación definitiva en el Monasterio de El Escorial.

También se presentó ayer la rehabilitación de la capilla lateral derecha del monasterio, dedicada a la Virgen del Patrocinio. En esta capilla, según explicó el delegado del Patrimonio Nacional, Pedro Criado, "la piedra, que estaba muy dañada, se ha sometido a un proceso de recuperación; se ha cambiado, al igual que en la Capilla de los Doctores, la iluminación; se ha vuelto a colocar la imagen de la virgen con el niño, pieza de la escuela vallisoletana del siglo XVII y se ha recuperado el original frontal barroco para el altar de la virgen". En la capilla hay obras de Claudio Coello, Luis de Carvajal y Diego de Urbina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 1994