Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los radicales de Irán ratifican la condena contra Salman Rushdie

El escritor Salman Rushdie "acabará siendo ejecutado". Es lo que dicen los Guardianes de la Revolución iraní (pasdarán) en un comunicado publicado ayer en la prensa de este país. "Rushdie ha ofendido los sentimientos y creencias de millones de musulmanes y debe ser castigado conforme a la histórica fatwa (decreto religioso) del imam Jomeini". Irán había guardado silencio desde el pasado lunes, día en el que se cumplió el 50 aniversario del decreto con el que el imám Jomeini condenó a muerte a Rushdie por el libro Los versos satánicos considerado blasfemo para el Islam.Las reacciones no se han hecho esperar. Francia considera que la condena es "contraria al derecho e intolerable", según dijo ayer Richard Duqué, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores francés. El Gobierno holandés tampoco ha tardado en pronunciarse y ayer pedía explicaciones al embajador de Irán, Nasrollah Kezmi. El jefe de la diplomacia holandesa recordó al embajador iraní que "la sentencia contraviene los tratados internacionales y viola los derechos humanos".

La agencia de prensa iraní Irna ya había confirmado el lunes por la noche que la condena seguía en pie: "Según las leyes divinas, un apóstata como Rushdie, nacido de una familia musulmana, merece la condena a muerte por haber blasfemado contra los profetas y los valores más queridos de los musulmanes de todo el mundo. La condena debe ser consumada, independientemente de si el acusado muestra o no arrepentimiento", afirmaba el comunicado.

El diario iraní Jomhouri-Eslami, de tendencia fundamentalista, denunció ayer "el apoyo de los países occidentales" a Salman Rushdie e hizo un llamamiento a "las fuerzas islámicas para acabar con el escritor y dar así un nuevo golpe a los enemigos del Islam".

La Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que está presidida por un alto funcionario holandés, se reúne esta semana en Ginebra y elaborará una resolución de repudia a la sentencia contra el escritor británico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de febrero de 1994