Solbes elabora un plan para reducir el déficit en tres años

El ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, afirmó ayer que el Gobierno presentará un plan a tres años para reducir el déficit público. Solbes no dio prácticamente ningún detalle, salvo que afectará a los ejercicios de 1995, 1996 y 1997, que será presentado antes del verano y que "su metodología" tomará en consideración "la evolución de ingresos y gastos no financieros, y, en consecuencia, no tendrá en cuenta las privatizaciones".El ministro ya adelantó la presentación de ese plan en su intervención en el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas (Ecofin). Solbes centró sus palabras en explicar a sus colegas comunitarios -y al público en general, pues la primera intervención de cada ministro se transmitió por circuito cerrado de televisión en la sede del Consejo de Ministros de la Unión- las perspectivas de la economía española y sus esfuerzos por contener el déficit público y la inflación y por reformar el mercado laboral.

Más información
España quiere aprovechar la ampliación de la Unión Europea para aumentar los fondos de cohesión

Aunque los datos de inflación y de paro registrado en enero no permiten abrigar un gran optimismo, Solbes insistió en que la economía española se encuentra a las puertas de la recuperación. No obstante, el ministro español admitió que hay muy poco margen para adelantar esa reactivación a través de una bajada de tipos de interés que incentive la inversión. "Si bajan los tipos en Europa, el margen para bajarlos en España será mayor", declaró Solbes, pero inmediatamente admitió: "Si sólo depende de nosotros, estará vinculado a que cumplamos nuestro objetivo de inflación y de déficit público. En estos momentos, nuestro margen de reducción es muy pequeño, por no decir prácticamente nulo".

La presentación de ese plan a tres años es la nueva arma que maneja el Gobierno para reducir el déficit presupuestario, que el año pasado alcanzó el 7, 1 % del PIB. Las previsiones de 1994 lo sitúan en el 6,3% y el objetivo acordado en Maastricht fue el 3% para el 1 de enero de 1997.

¿A dónde vamos?

Solbes no quiso admitir explícitamente que los objetivos de Maastricht son inalcanzables y que se deben modificar, aunque una vez más abrió las puertas a una interpretación laxa al afirmar que, antes que adoptar nuevos planes de convergencia, los Doce deben hacer una reflexión sobre "a dónde vamos" y sobre "cuáles son nuestros objetivos". De todas formas, el ministro afirmó que el Gobierno intentará estar "lo más cerca posible del 3%".Solbes no quiso adelantar ningún detalle sobre este nuevo plan, salvo un vago calendario ("antes del verano") un objetivo ya conocido ("reducir el déficit") y unos métodos nada concretos ("la evolución de ingresos y gastos no financieros"). El ministro quiso desvincular este plan de la posibilidad de plantear nuevas privatizaciones, aunque advirtió que eso no quiere decir que no vaya a haberlas. De hecho, recordó que, en los Presupuestos Generales de este año, ya se prevén unos ingresos de 200.000 millones, producto de la privatización del sector público.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS