Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabella Rosellini: "Adoro las historias profundas"

La actriz italiana presenta en Berlín el filme 'Fearless', dirigido por Peter Weir

Peter Weir e Isabella Rossellini, como director y actriz, son las dos primeras figuras internacionales que representan al cine de Hollywood en Berlín, a pesar de que ninguno de los dos es norteamericano. Juntos han defendido Fearless (Sin miedo), una historia que reflexiona sobre la vida y la muerte.El personaje que encarna Rossellini en la película es el de la esposa de un arquitecto (Jeff Bridges), quien tras un accidente aéreo modifica su sentido de la vida. "Adoro las historias que abordan temas profundos, que suscitan reflexiones sobre la existencia humana, como las que llevó al cine mi padre en sus últimos años de realizador", dice la actriz. "Además, me gustan el rigor y la intuición de Weir".

Sin embargo, en la vida real, Rossellini es la antítesis de la figura que ha interpretado en Fearless, una mujer que representa los deberes y la rutina, que se esfuerza por despertar el interés de un marido que vive en un mundo completamente suyo: "'Yo soy muy independiente, inquieta y autosuficiente. Un hombre de valores muy tradicionales no lo soportaría".

La elección del personaje, de la historia y del director es fundamental para Rossellini. "A veces un guión describe los matices de una figura, pero es el cineasta que la manipula el que le da intensidad". La actriz vive sin duda un momento fecundo. Después de The innocent y Fearless ha interpretado Wyatt earp, un nuevo western de Laurence Kasdan. "Mi personaje se llama Big Nose Kate, una legendaria figura norteamericana", afirma.

Embajadora del mundo de la belleza, Isabella Rossellini, a los 42 años, está más radiante que nunca. Y conserva sus gestos elegantes a pesar del asedio de los fotógrafos. "Mis dos carreras, la de actriz y la de modelo, no se contraponen", explica. "Por el contrario, las experiencias en ambas me sirven de complemento: actúo cuando tengo que posar y viceversa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de febrero de 1994