Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El actor Manuel Aleixandre y las salas alternativas de teatro reinan en la noche de los cómicos

La Unión de Actores entregó anoche los premios que reconocen la labor de un año

El teatro del futuro y la interpretación autodidacta de siempre se dieron anoche la mano en la gala de entrega de los Premios Unión de Actores. El galardón especial del jurado recayó sobre las salas alternativas de teatro y su lucha del pasado año por mantenerse en pie, y el premio a la labor de toda una vida fue para el actor Manuel Aleixandre, quien lanzó un único y claro mensaje dirigido especialmente a los jóvenes: "A pesar de todo, en esta profesión se puede llegar a viejo".

MÁS INFORMACIÓN

Estos premios, creados en 1991 por la Unión de Actores, sindicato que agrupa a la práctica totalidad de los cómicos españoles, tienen como objetivo reconocer la labor de los compañeros de oficio a lo largo de todo un año. El jurado está constituido por los propios profesionales de este sector. Miembros de la junta directiva de la Unión de Actores recordaban anoche que en la elección de los ganadores no se tiene en cuenta la ideología, los medios económicos ni la fama, sino única y exclusivamente la profesionalidad.Y la profesión acudió en pleno a la gala celebrada tradicionalmente en el teatro Albéniz, de Madrid, aunque anoche casi se convierten en anfitriones de los manifestantes del conflicto de la cooperativa PSV, que querían gritar sus reivindicaciones al olor de cámaras y famosos. Al final se les convenció para que se fueran y no reventaran un acto que, en opinión de todos, había sido preparado con esmero, sencillez y buen gusto.

Ahí estuvieron además de políticos del área de Cultura del Ministerio y de la Comunidad, José Luis López Vázquez, José María Forqué, Juan Echanove, Ana Marzoa, Berta Riaza, Mar¡ Carmen Prendes, Maruchi Fresno y una lista interminable, que aplaudieron sin cesar tanto a candidatos como a ganadores. Estos últimos fueron en papel secundario de cine, televisión y teatro, Fernando Valverde, Cesáreo Estébanez y Natalia Dicenta, respectivamente. Y protagonistas de cine, televisión y teatro, Emma Suárez, Paco Rabal y Carmen Elías. Además se otorgó el premio revelación del año al actor Nancho Novo y el premio especial Unión de Actores a las salas alternativas de teatro, estas últimas especialmente aplaudidas.

Pero el momento más emocionante de la noche, con el público en pie, fue cuando el actor Manuel Aleixandre recogió su Premio José María Rodero a la labor de toda una vida de manos del escritor Antonio Buero Vallejo, único autor teatral que estuvo sobre el escenario y cuyas primeras palabras al subir al estrado fueron (mientras miraba a las actrices que le acompañaban en el escenario): "¡Madre mía, qué buenas están!". Como maestros de ceremonias también intervinieron muchos y conocidos actores, como Fernando Guillén Cuervo, Fernando Marín, Lola Herrera, María Jesús Sirvent y Pedro Mari Sánchez (que apabulló con su voz jazzística), entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 1994