Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplausos y críticas para 'Tirano Banderas'

El cine español abre el verano del balneario uruguayo de Punta del Este

Con Tirano Banderas, de José Luis García Sánchez, se inauguró el domingo en Punta del Este (Uruguay) el Tercer Verano del Cine Español, que parece haberse convertido en una cita permanente del veraneo en este el balneario uruguayo, donde se encuentran los ricos y famosos del Cono Sur de América. Tirano Banderas dividió las opiniones: aplausos del público y comentarios demoledores de la mayoría de los críticos.

En siete días, los veraneantes de Punta del Este tendrán ocasión de darse un curso intensivo sobre la cosecha del cine español del año pasado. Faltan las películas de última hora, pero los cinéfilos del Cono Sur podrán ver nueve cintas y hacer dos concesiones a la nostalgia. Las películas de la semana son, además de la inaugural Tirano Banderas, El baile de las ánimas, de Pedro Carvajal; Tres palabras, de Antonio Giménez Rico; La Lola se va a los puertos, de Josefina Molina; Sombras dé una batalla, de Mario Camus; La ardilla roja, de Julio Medem; Madregilda, de Francisco Regueiro; ¡Dispara!, de Carlos Saura, e Intruso, de Vicente Aranda.Para cerrar este festival, al que el Ministerio de Cultura ha dotado con 6 millones de pesetas, se verá el preestreno mundial de Convivencia, del argentino Carlos Galetini, con José Sacristán y Luis Brandoni. Las citas con la nostalgia, y alguna que otra lágrima, serán: Volver a empezar, de José Luis Garci, el único Oscar español, y Las cosas del querer, de Jaime Chávarri, que fue un enorme éxito de público y se mantuvo varios meses en la cartelera de Buenos Aires.

Para animar la semana, se encuentra ya en Punta del Este el actor Antonio Ferrandis, que repite. El año pasado, Chanquete, como le llamaban muchos aquí por la serie de televisión Verano azul, repetida varias veces por estas latitudes, se ganó la simpatía y ovaciones del público. Además, se presentaron el domingo ante el público puntaesteño la actriz Maribel Verdú, el director Antonio Giménez -Rico, y el actor chileno Patricio Contreras, que interviene en Tirano Banderas. En los próximos días llegará José Sacristán, uno de los ídolos de la afición local. Ángela Molina no pudo viajar porque tenía caducado el pasaporte, según comunico por fax a los organizadores.

No faltó, como representante de la Administración, el subdirector general de Cine, Carmelo Romero, quien expuso en la rueda de prensa las dificultades de difundir la cinematografía española en América Latina ante el poder de las multinacionales de Estados Unidos. Romero expuso como alternativa los acuerdos con salas especiales en Buenos Aires y tal vez otras capitales para proyectar cine español. Se pronunció Romero a favor de luchar por mantener la exclusión de los productos audiovisuales conseguida en la negociación del GATT como fómula para defender la identidad cultural frente a las multinacionales norteamericanas.

Más de uno se preguntaba, tras la proyección de Tirano Banderas, si se justifica este proteccionismo. La película con que se abrió la semana consiguió aplausos del público que llenó el cine Lido de Punta del Este, pero los comentarios de los críticos uruguayos, argentinos y corresponsales españoles eran demoledores para Tirano Banderas. Se criticaba el histrionismo de Gian Maria Volonto en el papel protagonista, aunque no faltaba alguno que lo justificaba con la necesidad de darle un toque esperpéntico, adecuado a la base literaria de Ramón del Valle-Inclán. La recepción de Tirano entre espectadores de estos países, curtidos en dictadores, no deja de tener importancia. La película no consiguió la aceptación de la crítica, aunque el público aplaudiese, sobre todo cuando en los títulos de crédito apareció el nombre del chileno Patricio Contreras, uno de los actores que interviene en Tirano Banderas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de enero de 1994