Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pinochetistas celebran la 'liberación'

Unos centenares de seguidores del general Augusto Pinochet se concentraron en la víspera del aniversario del golpe en los alrededores de su casa, situada en la parte alta de Santiago, para darle las gracias por la "liberación". Un grupo que había llegado de Rancagua, unos 50 kilómetros al sur de la capital, permaneció toda la noche en vigilia para acompañar a su general.

Los alrededores de la casa de Pinochet estaban acordonados por carabineros y se había dispuesto un estrado para la actuación de diversos artistas. Unas letras de neón rojo sobre el escenario expresaban un "Gracias Pinochet". Un cómico realizó imitaciones en las que se ridiculizaba al presidente, Patricio Aylwin, y al ministro de Defensa, Patricio Rojas. En un par de ocasiones Pinochet y su esposa aparecieron en una ventana y los reunidos estallaban en vítores.

El presentador realizó una visión casi apocalíptica del Chile actual dominado por la delincuencia y el smog. Al referirse al 11 de septiembre de 1973 el presentador dijo que Pinochet había intervenido "porque el pueblo lo pidió para salir del caos" y repitió la reciente expresión del ex dictador de que había 15.000 cubanos terroristas en el país en los días del Gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende.

"Muchas gracias"

Los presentes coreaban gritos como "¡Chile es y será un país en libertad!" y muchos porta ban pancartas con el texto: "Gracias, Pinochet. Ahora más que nunca". La cantante Patricia Maldonado, quien actuó el año 1988 en los mítines del referéndum que el general Pinochet perdió, entonó con su voz ronca la canción titulada Muchas gracias, que dice cosas como: "Se fue en silencio, no dijo nada. Y en la muchedumbre se alejó. La frente en alta, misión cumplida, mirada erguida. Adiós".Se repartieron antorchas, corrió el champaña, cantaron el cumpleaños feliz y se leyó el bando militar en el que la Junta anunciaba el golpe hace 20 años. Una pancarta extendida frente a la entrada de la residencia de Pinochet resumía: "Usted sigue siendo el rey".

El general, por su parte, agradeció a los seguidores congregados ante su residencia el recuerdo dedicado a los soldados que participaron en el levantamiento militar y reconoció que hubo excesos en el sangriento golpe militar de hace ahora 20 años, si bien los atribuyó a "descontrol mental".

"Quien ha estado en la lucha, quien sabe lo que significa el ruido de las balas, quien sabe el tener algunos enemigos enfrente... quien sabe cuando un hombre cae al lado de uno, todo eso produce un descontrol mental que muchas veces lleva a excesos, pero tiene su justificación", dijo textualmente Pinochet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 1993