Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPACIO: MISIONES CONJUNTAS

Un acuerdo histórico entre Rusia y EE UU pone fin a su rivalidad espacial

Estados Unidos y Rusia han firmado unos acuerdos que terminan formalmente con la rivalidad espacial de la era de la guerra fría. Lo que el vicepresidente norteamericano Al Gore y el primer ministro ruso Victor Chernornyrdin acordaron el pasado jueves engloba no solo la exploración espacial pacífica, sino también el control de la transferencia de tecnología en misiles y los lanzamientos comerciales de cohetes. Con los acuerdos, EE UU pretende mantener su posición dominante en el espacio y evitar que Rusia se convierta en un competidor en alguna de las áreas.Los acuerdos firmados incluyen la cooperación para la construcción en un plazo no determinado de una estación espacial internacional, lo cual afectará al proyecto Freedom, en el que también participan Europa, Canadá y Japón.

La firma de los acuerdos se ha demorado por la proyectada venta rusa de tecnología de cohetes para misiles a la India, que finalmente fue cancelada el pasado mes de julio. Rusia acepta respetar las limitaciones en la exportación de tecnología de doble uso y a cambio obtiene el acceso restringido al mercado de lanzamientos comerciales que EE UU le cerraba sobre la base de que prácticamente todos los satélites del mundo contienen elementos fabricados en el país.

Ocho lanzamientos

Según el Departamento de Comercio de EE UU, Rusia sólo podrá optar a ocho lanzamientos en siete años, con tarifas competitivas con las estadounidenses. Esto afectará al mercado mundial, dominado ahora por el cohete europeo Ariane.En cuanto a la cooperación espacial, en la primera fase el transbordador transportará astronautas estadounidenses a la estación espacial rusa Mir para misiones conjuntas. EE UU pagará a Rusia 100 millones de dólares (unos 13.500 millones de pesetas). Más tarde se confía en llegar al lanzamiento de módulos para una estación conjunta, pero aún no hay plazos ni presupuestos.

La NASA anunció ayer que el director del controvertido programa Freedom, Richard Kohrs, se jubila tras 30 años de servicio, cuatro de ellos en dicho puesto. No se excluye que esta decisión sea consecuencia de discrepancias en la NASA, informa France Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1993