Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aspin anula el veto a los casados para enrolarse en los 'marines'

El secretario de Defensa norteamericano, Les Aspin, ordenó ayer la anulación inmediata de un reglamento que Pretendía prohibir el enrolamiento de los casados en los marines. El comandante del Marine Corps, Carl E. Mundy, había anunciado ese mismo día la puesta en práctica de una orden que pretendía eliminar los conflictos. familiares que afectan a estos soldados y aumentar con ello su rendimiento.La Casa Blanca, cuya reciente batalla para la admisión de los homosexuales en el Ejército sigue fresca, se vio sorprendida por este nuevo intento de restringir las libertades individuales de los soldados. La eliminación del reclutamiento de casados en los marines iba a ponerse en práctica paulatinamente a partir de octubre, para concluir con la prohibición total en septiembre de 1995.

La necesidad dé esta solución estaba apoyada por estadísticas que señalan que del 40% de los marines casados que participan en operaciones fuera de base tan sólo un 10% vuelve a enrolarse a su regreso.

Los estudios facilitados apuntan a que las tensiones en este cuerpo de élite incrementan notablemente los índices de divorcios. "El peso de los problemas familiares puede interrumpir la concentración del individuo y disminuir su efectividad. Desafortunadamente, este tipo de actuaciones se ha convertido en un comportamiento demasiado habitual", explicaba en un escrito Mundy.

La fallida, orden también ponía en marcha programas para advertir a los soldados de las desventajas que sus bajas pagas y las largas separaciones podían tener en caso de que se decidieran a casarse.

Contra el matrimonio

En un curso titulado Advertencias para el entrenamiento al matrimonio se aconsejaba retrasar en lo posible la decisión, así como participar, en estos programas antes y después de casarse. El general Mundy, que precisamente se casó cuando no era más que un marine de 22 años, estipulaba en su regla mento que los soldados en primer año de entrenamiento de7 bían consultar a sus superiores antes de casarse, aunque puntualizaba que no se debía con fundir esta exigencia "con una petición de permiso".Analistas militares como Martin Binkin, del Instituto Brookings, han explicado que eliminar a los marines casados habría eliminado muchos gastos, pero habría sido "una política socialmente inaceptable".

La creencia de que los soldados solteros ofrecen menos problemas y gastos a la hora de organizar una operación de intervención inmediata es un hecho en el Marine Corps. Desde que los gastos de Defensa se recortaron, los marines se ven obligados a viajar mucho más a menudo, y, según Mundy, han aumentado los problemas con los soldados casados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1993