El fin del soldado desconocido

La Marina de EE UU extrae el ADN de los 'marines' para tener la huella genética que les identifique en caso de muerte

Técnicos de la Academia Naval de Estados Unidos trabajan para eliminar un viejo problema militar: el soldado desconocido. Personal médico de esa institución toma muestras de sangre y de tejidos de los marines para extraer ADN, la huella digital genética que puede permitir una identificación 100% efectiva de los soldados muertos en combate. El ADN es material celular que contiene la información genética única de cada individuo, una especie de DNI, número de la Seguridad Social biológico. El ADN puede ser tomado de restos humanos en los que la identificación por los métodos tradicionales -dentadura y huellas digitales- es muy complicada o imposible.

"No existe en el mundo un método mejor para la identificación. Con él resolveremos un gran número de problemas", dice Michael A. Weaver, responsable de la Clínica Naval de Annapolis, en donde se procesan las muestras de los marines. Una identificación efectiva es "importante para el soldado. Es importante para la familia", precisa el forense Víctor W. Weedn, jefe del Laboratorio de Identificación por ADN de las Fuerzas Armadas y autor de la idea de constituir un depósito militar de información genética.

Los novatos

Cerca de 2.000 marines de la promoción 1993-94 han sido los primeros miembros de la Marina sometidos al nuevo proceso. Durante su examen físico, se toma a los novatos de la academia muestras de sangre y de tejidos para el banco de identificación.La Armada estadounidense pretende tomar muestras de todos sus miembros activos (cerca de tres millones para el año 2001) y de los de la reserva militar. Las tomadas en más de una docena de lugares -academias militares y centros de entrenamiento de todo el país-, serán almacenadas en un depósito del Departamento de Estado en Gaithersburg. Ahí se archivarán y se congelarán hasta que se necesiten para identificar restos.

La Armada inició este proceso de recoleción en 1992, con la toma de muestras a 82 jóvenes recién ingresados en Fort Knox. La cifra se ha incrementado hasta cubrir en la actualidad a más de 120.000 militares. Cada día llegan al depósito 1.500 muestras más. "Estamos luchando para eliminar el problema del soldado desconocido", señala James Stavinoha, director del almacén de ADN el Instituto de Patología de las Fuerzas Armadas en Washington D. C.

La nueva huella genética se guarda, junto con la digital, la firma, y el código de barras del militar por duplicado. Un ejemplar se guarda en los archivos del servicio médico, mientras que la otra se envía al instituto de patología con muestras de tejido bucal.

"La identificación de cuerpos a gran escala ha sido siempre muy difícil", indica James J. Canik, administrador del laboratorio de ADN en el instituto de patología. "Cuando tienes a una o dos personas no hay problema. Pero, ¿qué pasa cuando tienes un gran número?".

Esta cuestión ha dejado perplejos a los militares.

Durante la I y II Guerra Mundial el método mas usual de identificación fue el de la placa de perro. Durante la guerra de Vietnam el método de identificación más utilizado fueron las huellas digitales. Actualmente se siguen utilizando las huellas digitales, aunque la dentadura es lo más común para identificar a quienes mueren en acciones militares. Sin embargo, estos métodos pueden resultar inútiles. Cerca del 30% del personal militar no tiene huellas digitales en los archivos y los registros de las dentaduras de los soldados deben ser renovados cada dos o tres años para incluir sus modificaciones.

"El ADN no cambia", explica Stavinhoa. "Nosotros sólo tenemos que tomar la muestra una vez en la vida, eso sirve para siempre". "En las batallas actuales, ocurren más incineraciones y fragmentaciones de los cuerpos", señala Weeden, y agrega que la tecnología ha creado armamento y bombas más poderosas. "Los campos de batalla son cada vez más letales".

La extracción de ADN a casi tres millones de personas ha provocado la oposición de la Unión Americana para las Libertades Civiles, la cual teme que la información pueda ser utilizada con otros fines, como, por ejemplo, en casos criminales. Pero Weed asegura que las muestras son secretas, protegidas por las leyes federales, y que no pueden ser requeridas por los tribunales. "Serán utilizadas únicamente para identificación de quienes mueran en servicio", subraya.

La guerra del Golfo fue el primer conflicto bélico en que se se ha utilizado la identificación por ADN.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción