EDUCACIÓN

Nace en Cataluña una coordinadora de defensa escolar del castellano

Cerca de un centenar de profesores y padres de alumnos de educación general básica (EGB) de Barcelona y Tarragona constituyeron el pasado viernes una Coordinadora de Centros para una Enseñanza de Lengua Materna para la defensa del derecho de los menores a recibir educación en castellano en Cataluña.Al menos medio millar de padres de niños castellanohablantes reclaman que sus hijos reciban una escolarización que utilice el castellano como lengua vehicular o con una presencia similar a la del catalán, según un portavoz de la coordinadora.

La organización pretende aglutinar a los padres que se oponen a que el catalán sea la única lengua de transmisión de conocimientos en los primeros anos escolares, y aunar esfuerzos para conseguir que en algunos centros se creen grupos dobles a partir del próximo curso.

La Generalitat introdujo en el curso que acaba de finalizar la enseñanza íntegramente en catalán en todas las aulas de niños de tres años, en aplicación de los decretos que regulan la reforma educativa en Cataluña, que define al catalán como lengua vehicular de la enseñanza.

La aplicación de esta normativa hará que el castellano se introduzca como asignatura sólo en el tercer curso de primaria y que la inmersión en el catalán se realice progresivamente, hasta conseguir que en el curso 2000-2001 la enseñanza infantil y primaria -hasta la edad de 12 años- quede totalmente catalanizada.

Fuentes del Departamento de Enseñanza de la Generalitat indicaron que la normativa prevé que la inmersión se haga "respetando los derechos lingüísticos" de los alumnos, lo que supondría la posibilidad de ofrecer a los niños que lo deseen apoyo pedagógico e incluso crear algún grupo especial.

Miembros de la coordinadora aseguraron, sin embargo, haber encontrado muchas dificultades para el cumplimiento de esta excepción el pasado curso, lo que ha motivado el surgimiento de esta organización.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS