Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Tomeo presenta los 51 monstruos de sus relatos breves

Un hombre pulgón, un hombre arenque, un hombre gorila, un hombre hipopótamo o canguro son algunos de los 51 personajes que componen el último libro del escritor aragonés Javier Tomeo (1932), Zoopatías y zoofilias (Mondadori), una peculiar colección de relatos breves. Se trata de una obra que combina el absurdo con la ironía, a veces incluso con la ternura, en la que 51 personajes monstruosos (ilustrados con dibujos del propio Tomeo) sirven de base para construir igual número de pequeñas narraciones.Durante la presentación del libro, celebrada ayer en Madrid, Tomeo confesó sin ningún pudor su amor por los monstruos: "Alguien dijo que los pueblos felices no tienen historia. A mí me pasa lo mismo con los hombres felices. Lo que me interesa, literariamente hablando, es el hombre infeliz, monstruoso. Los monstruos están ahí para que aprendamos a amarlos. Yo creo que hay que amar a los monstruos".

Algunos de los personajes que aparecen en esta obra ya estaban presentes en otros libros de Tomeo, como Amado monstruo o El cazador de leones, novelas en las que también había demostrado una clara preferencia por los animales y más en concreto por los seres monstruosos. "Siempre me ha interesado la literatura de lo anormal y he llegado a tener una buena biblioteca sobre estos temas. Los bestiarios medievales, por ejemplo, no sólo ayudaban a la gente a conocer animales monstruosos, sino que también servían para hablar de las virtudes humanas". Zoopatías y zoofilias es un libro impregnado de humor, de absurdo, incluso a veces de surrealismo. "No hay nada más irreal que una novela realista que no consigue sus objetivos", señala Tomeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 1993