Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Éxito técnico?

Los resultados del primer trasplante del hígado de un babuino a humanos, realizado por el doctor Thomas Starzl y su equipo en EE UU en junio, muestran que aquella intervención puede considerarse un éxito técnico.Un hombre de 35 años con una enfermedad crónica terminal causada por el virus B de la hepatitis, infectado además por el virus del sida, recibió el hígado de un babuino macho de 15 años en junio de 1992. El paciente vivió 70 días, pero murió de un infarto después de contraer una grave infección por hongos. No había logrado obtener un hígado en ninguna otra parte. En el momento de la intervención, se encontraba en estado de coma. La muerte era inminente.

El hígado del babuino fue extraído de un animal con el mismo grupo sanguíneo que el paciente. Aunque era pequeño -al principio pesaba únicamente 600 gramos, frente a los 1.750 del hígado del paciente-, la regeneración fue rápida, y a los 24 días de producirse la intervención el tamaño estimado del nuevo hígado era de 1.555 gramos.

MÁS INFORMACIÓN

Según el doctor StarzI, el paciente "comía y andaba a los cinco días ( ... ) y salió de la unidad de cuidados intensivos al cabo de un mes". Sin embargo, el proceso posoperatorio fue complicado: episodios de septicemia, colapso renal, hemorragia gastrointestinal e infección de cicatrices marcaron el curso de los siguientes dos meses y medio.

Aunque el nuevo hígado produjo proteínas en el cuerpo humano que normalmente son características de los babuinos, no hubo efectos adversos obvios. Parece haberse disipado la preocupación de que los procesos metabólicos del babuino y el ser humano sean incompatibles.

Starzl y sus colegas creen que en sus esfuerzos por evitar el rechazo del hígado del babuino, el potente régimen de cuatro drogas (ciclosporina, FK506, esteroides y ciclofosfomida) administrado al paciente puede haber sido excesivo. Pero Starzl sigue siendo optimista: "Debería ser posible evitar el error de una excesiva inmunosupresión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 1993