Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGíA

Ginebra designada sede de la Convención sobre la Biodiversidad

Ginebra ha sido designada sede de la Convención sobre la Biodiversidad, dentro del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), según anunció Mostafa Tolba, coincidiendo con el final de su mandato al frente de ese programa. La ciudad suiza se ha impuesto finalmente en la pugna por la sede que mantenía con Sevilla. La Convención se aprobó en mayo de 1992 y fue presentada en la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro tan mes después, para su ratificación.

La ciudad suiza está decidida a convertirse en la capital de la ecología mundial, y prepara, con un presupuesto de unos 6.400 millones de pesetas, la rehabilitación de la antigua sede de la Sociedad de Naciones en el Quai Wilson para acoger al conjunto de los organismos que se ocuparán de los problemas ligados al medio ambiente.La Casa del Medio Ambiente será instalada en el Palais Wilson, y mientras su renovación queda concluida para finales de 1997, será Lucerna la que acogerá en abril próximo la segunda conferencia europea de ministros del medio ambiente bajo el lema "Más ambiente para Europa", y con la pretensión de adoptar medidas concretas contra la polución de plomo, el dióxido de azufre y los nitratos, que afectan particularmente a unas 130 regiones definidas con problemas ambientales por la CE.

Por el momento, el Gobierno helvético ha decidido además de la dotación para la renovación de la futura sede ecológica internacional, ofrecer 1,5 millones de francos suizos (unos 120 millones de pesetas), anuales y durante cinco años para sufragar los gastos de instalación de las diferentes secretarías que se alojarán frente al lago Leman.

Los 10.000 metros cuadrados de instalaciones albergarán la sede del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que agrupa las convenciones sobre los cambios climáticos, y de la desertificación en coordinación con la Organización Mundial de Meteorología (OMM), así como de la diversidad biológica.

Igualmente, en la Casa del Medio Ambiente estará la sede del Secretariado de la Convención sobre las Especies de Fauna y Flora Amenazadas (CITES) y el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), mientras queda por decidir si el Fondo Mundial para la Protección de la Naturaleza (WWS) trasladará su sede de la próxima ciudad de Gland a Ginebra.

La última decisión para unificar en Ginebra el conjunto de los organismos internacionales relacionados con la ecología y el medio ambiente ha sido anunciado en Berna tras la aceptación internacional de establecer la sede de la convención sobre los transportes de tóxicos y materias peligrosas, también llamada Convención de Basilea, en Ginebra.

Armas químicas

La diplomacia helvética muestra su satisfacción al acoger el conjunto de organismos gubernamentales y no gubernamentales legales al medio ambiente, que, sin duda, constituirán uno de los temas mayores de las negociaciones y convenios internacionales para salvar lo que aún sea salvable del ecosistema Tierra, sin olvidar de forma más pragmática los ingresos indirectos que originarán el cerca del millar de funcionarios suplementarios que compensarán las pérdidas de la secretaría del tratado sobre las armas químicas, que se instala, en La Haya, y de la comisión de seguimiento de la conferencia de Río, que se instalará en Nueva York como complemento de la comisión económica y social de la ONU.El Convenio sobre la Biodiversidad, firmado por más de 150 países, pretende proteger la vida salvaje, establece principios generales sobre la propiedad de los recursos genéticos. Indicando la necesidad de pagar por la utilización de dichos recursos a los países propietarios -por tenerlos en su territorio- y señala mecanismos de financiación por parte de los países ricos para ayudar a proteger la diversidad biológica en los más pobres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de enero de 1993