Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicolás Sánchez Albornoz niega que el Instituto Cervantes este en crisis

El director reconoce que la institución ha nacido "dramáticamente tarde"

Nicolás Sánchez Albornoz, director del Instituto Cervantes desde la puesta en marcha, hace un año, de este organismo destinado difundir el español en el extranjero, dice que la institución no atraviesa ninguna crisis. La dimisión en mayo del secretario general, Juan Antonio Gimeno Ullastres, debido a discrepancias con Sánchez Albornoz, es interpretada por éste cómo "el típico caso dé relevo dentro de una Administración en formación; no creo que tenga ninguna importancia". Sánchez Albornoz, que propondrá en septiembre un nuevo candidato, espera que el plan de inversiones no sea objeto de recortes presupuestarios. Para el próximo ejercicio ha pedido más de los 4.200 millones de pesetas iniciales.

El nuevo secretario general será propuesto por el director al Consejo de Administración la segunda semana de septiembre, y no se ha hecho antes, según Sánchez Albornoz, porque en los últimos días la actividad ha sido intensa. "El Instituto Cer vantes ha seguido funcionando perfectamente, e incluso hemos tenido una etapa dura de elaboración de presupuestos", dice. "Y esto se ha podido hacer por que el Instituto Cervantes no es una cuestión de personas sino de equipos. Lo que hay que tra tar de conseguir es una estruc tura sólida, que no dependa de personas concretas, ni siquiera de mí mismo, y que incluso mi desaparición del Instituto, Cervantes no suponga nada. Hay que conseguir desarrollar instituciones sólidas en España, que no recaigan, salvo en aspectos mínimos, sobre las personas. El desarrollo institucional se debe hacer en, España en todos los órdenes Sánchez Albornoz participó ayer en las primeras sesiones de un curso de la Universidad Internacional Ménendez Pelayo (UIMP) de Santander sobre la Nicolás Sánchez Albornoz. coexistencia de lenguas en España y América. La UIMP celebra estos días sus 60 años de existencia. El 11 de febrero pasado se abrió en París el primer centro oficial en el extranjero del Instituto Cervantes, producto de la fusión de la Biblioteca Española y la Casa de España. Trabajadores del centro manifestaron que existían diversas irregularidades en los contratos. Sánchez Albornoz dice que eso "no es en absoluto cierto". "La contratación es abierta", añade, "y precisamente en este momento salen las propuestas de empleo. Estos concursos se van a celebrar en el mes de septiembre para dotar de plantilla a los institutos que ya han sido designados o van a ser reconvertidos pronto. En otros, seguirá funcionando el personal que ha operado hasta ahora".

Sánchez Albornoz supone que puede haber casos de per sonas que tienen miedo de que por concurso puedan ser reemplazadas, pero insiste en el carácter público de los concursos, que también se ha seguido para cubrir los puestos en la sede central de Alcalá de Henares (Madrid). "Hubo una oferta pública que se encargó a una empresa para que hiciera el filtro y una propuesta de los cuatro o cinco más aptos para cada cargo", dice. "Y en ese momento sí fue el Instituto el que eligió a través de entrevistas a las personas que presentaban los currículos más adecuados".

La suposición de que el Instituto Cervantes haya sido lanzado con grandes vuelos, que luego se han visto limitados en la práctica, no le parece cierta. "Estoy absolutamente seguro de que el Gobierno y todos los partidos políticos que tienen re presentación en el Parlamento están interesados en este proyecto, cuya naturaleza es nacional, que no está politizado y que a todo el mundo favorece" Respecto a posibles recortes presupuestarios, Sánchez Al bornoz no los espera pero tam poco los descarta. "En toda empresa, y el Instituto Cervan tes lo es", dice "los présupues tos cuentan mucho, y mucho más en una etapa de creación. El Instituto Cervantes ha here dado una serie de centros de di versos ministerios que no cumplían los objetivos que el organismo tiene planteados y que necesitan ser amoldados, lo que requiere una particular inversión. También es preciso crear otros centros nuevos en áreas fundamentales del mundo: Estados Unidos, Oriente o Europa oriental y occidental, lo que requiere una política de inversiones. Está establecida y ha sido comunicada a las instancias pertinentes. Para el año que viene espero un incremento del presupuesto. Hasta qué punto, no lo sé. Dependerá de la coyuntura económica, que no es favorable". Sánchez Albornoz reconoce, que el. Instituto Cervantes ha nacido "dramáticamente tarde", "con 50 o 60 años de retraso, fechas en la que la mayor parte de los países, como Inglaterra, Francia, o Alemania, crearon sus redes". El retraso de España, de todas formas, no quiere decir, en opinión de Sánchez Albornoz, que se hayan esfumado las oportunidades para el español. Las tareas que el director del Instituto Cervantes se ha propuesto son continuar con la transformación de los 35 centros en el extranjero transferidos por los Ministérios de Exteriores, Trabajo y Educación. "Hemos de adaptarlos, en programa e incluso físicamente", dice, "a lo que entiendo que debe ser un Instituto Cervantes en el exterior, es decir, un centro donde se haga una difusión del español y de la cultura española de calidad, no enseñando la lengua de cualquier manera sino dando crédito al idioma y a la Cultura española".

60 años de "vacación y fecundidad"

La Universidad Internacional Menéndez Pela yo (UIMP), de Santander, con sede en el Palacio de la Magdalena, fue creada por decreto de 23 de agosto de 1932, el domingo hizo 60 años, a instancias de Fernando de los Ríos, ministro de Instrucción Pública. Como primer acto de esta celebración, se recordó ayer en el Ayuntamiento de Valle de Cabuérniga una reunión en la casona de Augusto González de Linares en la que participaron Francisco Giner de los Ríos, Manuel Ruiz de Quevedo y Nicolás Salmerón. Fue el preludio de la Institución Libre de Ense ñanza, fundada en otoño de 1876 y cuyo espíritu abierto y cultivado tendría una importancia fundamental. en la cultura española posterior.. La Universidad Internacional de Verano de Santander, como se llamó hasta el año 1945 en el que adquirió su actual denominación, nació de la iniciativa del propio Fernando de los Ríos, y de Miguel Artigas, primer director de la Biblioteca Menendez Pelayo y plasmaba la confluencia en la reflexión entre España y el mundo. Los primeros cursos fueron en el verano de 1933 siendo Ramón- Menéndez Pidal su primer rector y Pedro Salinas su secretario. El objetivo con el que se creó la UIMP en 1932 fue el de que los alumnos compartieran "la vacación con la fecundidad", según Ramón Menéndez Pidal. El decreto de 1932 establece que el objetivo principal del centro es "organi -zar cursos generales y conferencias sobre temas variados de interés general- en sus diferentes ra mas científicas y literarias, con el fin de satisfa cer los requerimientos universales de cualquier conciencia sensible a la contemporaneidad". Los nombres de los profesores de la primera etapa de la UIMP, entre 1933 y 1936, dan buena cuenta de un esplendor irrepetible de la cultura española en una de las principales experiencias pedagógicas de la II República: Unamuno, Ortega, Marañón, Dámaso Alonso, Américo Castro, García Morente, Salinas, Salvador de Madariaga o Federico García Lorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de agosto de 1992

Más información