GUERRA EN LOS BALCANES

Bosnia asegura ante la ONU que 17.000 prisioneros han sido asesinados en los campos de detención serbios

El embajador de la república de Bosnia-Herzegovina en Naciones Unidas, Mohamed Sacirbey, afirmó anoche ante el Consejo de Seguridad que al menos 17.000 civiles retenidos en campos de detención bajo control serbio han sido asesinados. Sacirbey presentó un documento que especifica que 97.000 personas, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, permanecen detenidas en 94 campos de concentración bajo control serbio. Los serbios de Bosnia, por su parte, aseguran que 42.000 serbios permanecen retenidos en 21 campos y 22 prisiones en territorio de Bosnia, controlados por los aliados musulmanes y croatas, que habrían dado muerte a 6.000 de ellos.

Más información
El pasillo humanitario, una misión imposible
Los 'cascos azules'
Bush no descarta el despliegue de tropas en el conflicto balcánico

Ambas partes han respondido así al requerimiento del Consejo de Seguridad que el pasado martes solicitó la máxima información posible en torno a los campos de detención, cuya existencia fue denunciada el pasado fin de semana.El embajador de Bosnia afirmó que la lista presentada se basa en informes registrados por "diferentes instituciones y órganos del Estado" desde el pasado 26 de julio. Ls lista incluye la ubicación de 94 campos o prisiones, e indica el número de prisioneros alojados en cada uno de ellos, así como el número de personas que han perdido la vida en los mismos.

El documento menciona además la existencia de once campos situados en la republica de Montenegro, en los que permanecerían internados 22.710 ciudadanos de Bosnia, siempre según las estimaciones de las autoridades de esta república.

Los serbios de Bosnia se han apresurado a comunicar, según la agencia France Presse, que 6.000 de sus conciudadanos han sido asesinados en los 21 campos y 22 prisiones en los que permanecen retenidos 42.000 civiles.

El secretariado general de la ONU sólo ha podido decir que no tiene constancia de la existencia de ninguno de estos centros de detención en las zonas controladas por las fuerzas desplegadas en la antigua Yugoslavia, que ocupan territorios de Croacia y únicamente el aeropuerto de Sarajevo en la república de Bosnia-Herzegovina.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Estados Unidos solicitó ayer la convocatoria de una sesión extraordinaria de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU para analizar las violaciones perpetradas en este campo en el conflicto de la ex Yugoslavia. La petición de Washington se produjo mientras el Comité Internacional de la la Cruz Roja (CICR) redoblaba sus esfuerzos para poder visitar los campos de prisioneros en la antigua Yugoslavia tras el espaldarazo recibido por Naciones Unidas, cuyo Consejo de Seguridad ha pedido a todas las partes implicadas en el conflicto que permitan el acceso de la organización humanitaria a todos los centros detención.

El requerimiento de Estados Unidos fue efectuado mediante una carta, cuyo contenido exacto no trascendió, enviada por el embajador Morris Abraham a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Para que pueda llevarse a cabo la convocatoria solicitada por Washington es necesario que 27 de los 53 miembros de la comisión muestren su acuerdo antes de las seis de la tarde del próximo martes. Una vez alcanzado el previsible quórum, la reunión podría comenzar antes de una semana, según el director de Naciones Unidas en Ginebra y secretario general para los derechos humanos, Antoine Blanca.

En la sede ginebrina de la Cruz Roja existía ayer un ambiente de euforia, fruto del apoyo explícito brindado la víspera por el Consejo de Seguridad en Nueva York. "Estamos muy satisfechos por esta resolución y deseamos que contribuya a acelerar el proceso en marcha", decía un portavoz de la CICR, que también indicó que la organización estaba realizando nuevos esfuerzos para beneficiarse de ese espaldarazo.

"El CICR se encuentra hasta hoy imposibilitado para actuar en las zonas este de Bosnia, desde Sarajevo a Gorazde, por razones de seguridad para nuestros delegados", decía el portavoz. "Teóricamente, no tenemos obstáculos por parte de las autoridades y podríamos intentar incursiones, pero serían puntuales y con un altísimo riesgo".

El portavoz no pudo confirmar ni desmentir las informaciones sobre el número y lugares de detención ante la imposibilidad de acceder a los denominados campos de exterminio en que las distintas facciones enfrentadas mantienes a los prisioneros durante semanas antes de ser ejecutados o trasladados a otras zonas.

La Cruz Roja sólo ha visitado nueve campos con 4.030 prisioneros controlados por croatas, serbios y musulmanes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS