Bush no descarta el despliegue de tropas en el conflicto balcánico

El presidente estadounidense, George Bush, no descarta el despliegue de tropas de los Estados Unidos en el conflicto balcánico. En unas declaraciones que publicaba ayer el diario estadounidense USA Today, el presidente explicó que éstas podrían ser útiles en la consecución de fines humanitarios. Sin embargo, Bush precisó que el fantasma de un nuevo Vietnam acecha tras los dos conflictos internacionales abiertos en el mundo: Irak y Yugoslavia. Bush explicó que fue el temor a que se repitiera el mayor fracaso militar de Estados Unidos lo que desaconsejó derrocar al líder iraquí, Sadam Husein, durante la guerra del Golfo. Y añadió que el mismo peligro existe si se decide intervenir en la batalla que se desarrolla entre las repúblicas de la antigua Yugoslavia."Antes de comprometer a las fuerzas norteamericanas en una nueva batalla quiero saber cuál es el principio, cuál es y cómo se va a alcanzar el objetivo y cuál es el final", declaró el presidente.

Más información
El pasillo humanitario, una misión imposible
Los 'cascos azules'

Los representantes demócratas en el Congreso acusaron el martes a la Administración de estar desentendiéndose de las atrocidades que se están cometiendo en Yugoslavia para evitar una intervención que no favorecería electoralmente al republicano Bush.

En el fragor de una agria batalla política, el subsecretario de Estado para Europa, Thomas Niles, reaccionó el pasado martes a las acusaciones diciendo que todavía no hay "confirmación" sobre la veracidad de las supuestas torturas y ajusticiamientos con que los serbios están castigando a las minorías croatas y musulmanas.

La posición de Niles era delicada, ya que un día antes el propio portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, había declarado que contaban con información sobre lo que estaba ocurriendo en los campos de detención serbios.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En el marco de la ONU

A pesar de su cautela, Niles respondió a las presiones demócratas explicando ante el subcomité de asuntos internacionales de la Cámara de Representantes que Estados Unidos apoyaría el envío de fuerzas militares para Yugoslavia dentro del marco de resoluciones de Naciones Unidas. Sin embargo, Niles dijo que todavía hay que convencer a otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU: "Quiero dejar claro que éste no es simplemente un caso en el que EE UU esté solo. Esta misma postura se mantiene en los países de Europa occidental".

Si Bush sacó a relucir el fantasma de Vietnam para apoyar su posición, el candidato demócrata, Bill Clinton, desenterró las monstruosidades de los campos de concentración nazis. Clinton considera que Estados Unidos y la comunidad internacional deben pasar a la acción: "Si hay algo que nos han enseñado los horrores del holocausto es el alto coste de permanecer en silencio y paralizados cuando nos enfrentamos a un genocidio".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS