Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DÍA HISTÓRICO PARA EL ARTE ESPAÑOL

El 'Guernica' pasa al Museo Reina Sofía a cambio de la ampliación del Prado

Diecisiete miembros del patronato votaron a favor del traslado y cuatro se abstuvieron

El pleno del real patronato del Museo Nacional del Prado aprobó ayer, por 17 votos a favor y cuatro abstenciones, el traslado del cuadro Guernica, de Pablo Picasso, al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid. La respuesta positiva era una condición para que se pudiera atender la petición del patronato del Reina Sofía, que, con el apoyo del Ministerio de Cultura, había solicitado el cuadro como eje de su colección permanente. El cambio de ubicación del Guernica forma parte de una reordenación de las colecciones de los dos museos, junto a una ampliación del Prado en el actual Ministerio de Agricultura y la reforma del Casón.

El ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, anunció ayer en el Museo del Prado la posición favorable del patronato a que el Guernica se traslade en depósito al Reina Sofía. En la conferencia de prensa estuvo rodeado por los presidentes de los patronatos del Prado y Reina Sofía, José Ángel Sánchez Asiaín y José Lladó; los directores de los dos museos, Felipe Garín y María Corral, y el subsecretario de Cultura, Santiago de Torres.El proyecto museístico de reordenación de las colecciones públicas del Prado y Reina Sofía es el problema central, según Solé Tura, por encima del traslado del Guernica del Casón del Buen Retiro, en donde se encuentra desde octubre de 1981, y cuya titularidad sigue siendo del Prado, al Museo Nacional Reina Sofía, cuya colección permanente se inaugurará a finales del mes de junio o en la primera semana de julio. El ministro de Cultura evitó comprometerse en una fecha, aunque indicó "un plazo corto y con todas las condiciones precisas". La reunión del patronato duró dos horas y media, con asistencia de Solé Tura. Los 21 miembros presentes no se opusieron al traslado de la obra y el legado Picasso, aunque intercambiaron argumentos jurídicos y técnicos. Varios de ellos consideraron lógico el traslado de una obra clave del arte contemporáneo.

La votación arrojó 17 votos a favor y cuatro abstenciones. Según diversas fuentes, los patronos que se abstuvieron fueron Alfonso Pérez Sánchez, director honorario del Prado; Manuela Mena, subdirectora del museo; el historiador Gonzalo Anes, anterior presidente del patronato, y el financiero y coleccionista José Luis Várez Fisa.

El director del Prado, Felipe Garín, comentó que su voto fue afirmativo, al considerar positiva la reordenación de la colecciones del Estado. "A ningún director le gusta perder una obra, pero el cuadro no forma parte de las colecciones del Prado sino que fue por una decisión política y no sé si se consultó al museo".

Gran parte de la reunión del patronato se dedicó, además de comentar las condiciones técnicas del traslado, a exponer al ministro el desasosiego existente por la falta de espacio y de personal en el museo del Prado, así como la ausencia de atención en los últimos años por parte del Ministerio de Cultura. "El patronato se quedó con la impresión de desilusión al ver que el Guernica se va y que a cambio sólo reciben buenas palabras, como ocurrió en 1988 con la ampliación del palacio de Villahermosa, convertido ahora en el museo Thyssen", según una fuente del mismo.

Solé Tura comentó a este dia río que "la ley del Prado la tenemos prácticamente hecha y va a estar lista muy pronto". La nueva ordenación jurídica del Prado, que pasaría de ser organismo autónomo a ente público, como el Instituto Cervantes, requerirá también cambios en su presupuesto y fuentes de financiación

El ministro de Cultura adelantó ayer que la ampliación del Prado comprende el ofrecimiento para su uso del palacio de Velázquez, en el Retiro madrileño, que actualmente programa exposiciones del Reina Sofía, y la ocupación del Ministerio de Agricultura, en la zona de Atocha, y el Museo del Ejército, edificios que figuran desde hace años en los planes de Cultura. La actuación más inmediata es la reforma del Casón, cuyas obras, todavía sin proyecto, se alargarían hasta finales del año próximo. Este edificio se dedicaría a mostrar el arte del siglo XIX o de forma monográfica a la obra de Goya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de mayo de 1992