El tiempo retratado

En sus películas, Vicente Aranda, de 65 años, suele retratarse en el tiempo. Le encantan las películas centradas en la España de los 50 y los 60. Para él, los 50 es una época relativamente cercana y opina que en los 50 se tenía todo lo que se tiene ahora. "Lo único que ha cambiado son los modelos de los coches y las máquinas de escribir".En su última pelicula, Amantes, se intentó, sin embargo, que todos los detalles fueran perfectos, pero los críticos tienen algunas dudas. El sólo tiene una. "Creo que la camioneta blanca que utilizamos en una de las escenas no era de la época, pero uno de los colaboradores lo aseguró y yo lo acepté. Confío en la gente que trabaja conmigo, por descontado; sin confiar en tus colaboradores no se puede hacer cine. Creo que aprendí hace tiempo a saber cuándo, con quién y cómo puedo confiar".

Mientras se encuentra en Nueva York, Aranda está pensando en su próximo trabajo, una película basada en la novela de Juan Marsé El amante bilingue. Imanol Arias y Omella Mutti serán los protagonistas. "Soy un contemporáneo de Marsé, compartimos los mismos años en el mismo espacio. Él era del barrio barcelonés de Gracia y yo del Guinardó. La película se rodará en Barcelona y Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de marzo de 1992.