Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teyini Hadam, una dimisión que no existió

F. S Teyini Hadam, miembro del Alto Consejo de Estado y ex rector de la mezquita de París, se reincorporó ayer a las tareas de Gobierno de la junta cívico-militar que gobierna Argelia tras la dimisión del presidente Chadli Benyedid.

Con el retorno de Hadam se cierra provisionalmente una confusa y polémica situación surgida a mediodía del viernes, cuando diversas agencias de prensa recogían unas declaraciones del portavoz del Ministerio del Interior francés que paradójicamente anunciaba la dimisión del doctor Teyini Hadam de la junta cívico militar argelina. El portavoz francés sugería la reincorporación de Hadam -un hábil diplomático- a la dirección de la mezquita de París, un minarete privilegiado desde donde se divisan los casi dos millones de musulmanes de Francia, de los que 800.000 son argelinos.

La noticia difundida por la Administración francesa fue desmentida horas más tarde por el propio embajador de Argelia en la capital gala, pero la descalificación no impidió que se propagaran los rumores y conjeturas de todo tipo. Entre estas conjeturas destacan el intento de los franceses de separar a Teyini. de la dirección de la mezquita de París colocando en su lugar a un nacional.

Conflicto en París

Teyini ha asegurado que en las próximas horas explicará de forma pública su posición, el conflicto de la mezquita de París y su situación, siempre al lado de los otros cuatro compañeros de directorio.

La falsa noticia de la dimisión de Teyini Hadam resultaba verosímil, sobre todo en un momento en que se han evidenciado disidencias en la junta cívico-militar, donde sectores moderados discrepan de los más radicales, encabezados por Mohamed Budiaf y el general mayor Jaled Nezar.

Esta crisis tiene como fondo la movilización popular en la que una de las consignas más citadas es la de "Budiaf, asesino", en un intento de hacer llegar al líder histórico del Frente de Liberación Nacional (FLN) que le ha caducado el cheque en blanco que le dieron la población y la clase política del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de febrero de 1992