Polémica en Polonia por las ventas del "Mein kampf"

Diez, mil ejemplares de Mein kampf se editaron la semana pasada en Polonia. Esta primera edición en polaco después de la Il Guerra Mundial de la biblia del nazismo escrita por Adolf Hitler es obra de una sociedad privada, cuya identidad sigue siendo un misterio. La publicación del libro está provocando una fuerte polémica sobre los límites de la libertad de expresión, sobre todo a la vista del aparente éxito de sus ventas. En la ciudad de Wroclaw, en pocas horas se vendieron los 280 ejemplares del libro que había, cuyo precio era de 400 pesetas, aproximadamente.La fiscalía regional de Wroclaw, ciudad en que se detectaron los primeros ejemplares de Mein kampf en polaco, abrió el pasado martes una investigación para determinar "quién y para qué" lo editó. El fiscal Bilski declaró que "la edición en sí no se tipifica como delito", e insistió en que las intenciones del editor eran esenciales para el caso. No obstante, los editores podrían ser acusados de "incitación a conflictos raciales" y "alabanza del fascismo". Las correspondientes penas van desde seis meses hasta cinco años de privación de libertad.

Según el portavoz del Ministerio de Cultura polaco "se acabaron los tiempos de la censura", y sólo un tribunal podría prohibir la comercialización de un libro. El ministerio y sus agentas no pidieron, ni pedirán, a la fiscalía que actúe en ese caso, puntualizó el portavoz, quien calificó la obra de Hitler de "un documento histórico", que además había sido editado ya en polaco en tiempos de la ocupación nazi de Polonia.

El libro, traducido del inglés, se comercializó principalmente en Silesia, donde vive la mayor parte de la minoría alemana. Representantes de la misma negaron, sin embargo, tener nada que ver con la edición de Mein kampf.

Las fuentes discrepan sobre la magnitud de la tirada, que de todas formas oscila entre 10.000 y 20.000 ejemplares. La editorial que figura oficialmente en el libro no existe, pero la fiscalía determinó que el libro había sido encargado y pagado por una pequeña sociedad privada, Scripta Manent.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de enero de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50