Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toledo reúne las mejores obras de la presencia judía en España

El ministro de Cultura, Jordi Solé Tura, inaugurará mañana, lunes, en Toledo la exposición internacional La vida judia en Sefarat, en la que se recogen 180 de las obras de arte más representativas de la presencia judía en España, a lo largo de 15 siglos. En esta muestra, en la que podrán contemplarse los manuscritos iluminados más codiciados del escritorio regio de Alfonso X el Sabio y la Escuela de Traductores de Toledo, ha sido organizada por el Centro Nacional de Exposiciones del Ministerio de Cultura y es considerada como el primero de los grandes acontecimientos de la conmemoración del Quinto Centenario.La exposición permanecerá abierta al público hasta finales de enero en la sinagoga del Tránsito, un edificio mozárabe del siglo XIV mandado construir por Samuel Leví, tesorero del rey Pedro de Castilla. En este inmueble alberga sus fondos desde 1964 el Museo Sefardí, creado para mantener los lazos hebraico-españoles y recoger los testimonios de esta cultura.

La comisaria de la exposición, Elena Romero, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, explicó que la mayor parte de las piezas presentes en esta colección son incunables y ediciones de incalculable valor por ser únicas e irrepetibles. Entre las piezas más destacadas figuran los fondos cedidos por la Biblioteca del Escorial, como el Lapidario, de Alfonso X, que tiene su origen en el escritorio del rey sabio, y los Libros del saber de astronomía rescatados de la Universidad Complutense de Madrid. Son manuscritos y traducciones literarias del árabe, en las que participaron directamente los judíos.

Pueblo del libro

Varios países, entre ellos Francia, Reino Unido, Israel, Italia, Rusia, Estados Unidos y Holanda, han colaborado en la exposición con piezas procedentes de la edad de oro de la cultura judía, dispersas a raíz del decreto de expulsión de los judíos de España, firmado en 1492 por los Reyes Católicos. Elena Romero, perteneciente al Departamentos de Estudios Hebraicos y Serfardíes, explicó que los documentos escritos son los más numerosos de la exposición "pues no en vano el pueblo judío es el pueblo del libro".Las obras están distribuidas según cinco secciones relativas a la religión, jurisdicción, vida social, producción intelectual y literaria, y la presión y disputas teológicas. La pieza más antigua es del siglo V y la más reciente está fechada en 1492, con ocasión de la expulsión. Libros como el Padrón de Huete permiten situarnos en la importancia del tejido social formado por la población judía, con un censo de juderías y los tributos satisfechos a las arcas reales. En vitrinas con medidas de seguridad extremas pueden encontrarse biblias en oro, oraciones de culto, documentación sobre fueros reales y concilios. Otras piezas son testimonio de las costumbres y de los objetos de uso personal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de noviembre de 1991