Un simposio en Granada analiza la obra teórica y crítica de Francisco Ayala

El premio Cervantes convalece de una enfermedad en Nueva York

La obra de Francisco Ayala como narrador, pero sobre todo como teórico y "crítico de críticos", comenzó a ser examinada ayer en un simposio organizado por el departamento de Lingüística General de la Universidad de Granada, ciudad donde nació el último premio Cervantes. Más de 30 trabajos, entre comunicaciones y ponencias, serán presentados en el apenas día y medio que durará la reunión, que fue abierta ayer tarde por el profesor Antonio Sánchez Trigueros.

Francisco Ayala, que convalece de una enfermedad en su domicilio de Nueva York, envió dos mensajes a los participantes en los que lamenta la imposibilidad de asistir a las sesiones y agradece los estudios sobre su obra teórica y crítica, los aspectos "menos tenidos en cuenta de mi producción".El simposio fue organizado mucho antes de que el escritor granadino fuese galardonado con el Premio Cervantes, y parte de la creencia de que, en efecto, la obra teórica y crítica "no ha sido suficientemente estudiada", como ya advirtió hace años Ricardo Gullón. El profesor Sánchez Trigueros, responsable de la organización del simposio junto a Antonio Chicharro, destacó precisamente en la apertura. del encuentro la riquísima personalidad de Ayala, imposible de clasificar, que trasciende los límites de la creación literaria para situarse en el lugar del intelectual crítico que sin ningún tipo de ataduras y con coherencia y empeño ha seguido de cerca y explicado con rigor las evoluciones de la realidad cultural, política y social de nuestro tiempo". Sánchez Trigueros recordó la definición dada por uno de los participantes en el simposio, Juan Carlos Mainer, del autor de Muerte de perro: "Un intelectual pleno si esta categoría no anduviera ya muy venida a menos".

Ayala y su indagación en el arte cinematográfico, su teoría literaria, la memoria crítica o su agudeza como lector son algunas de las heterogéneas facetas sobre las que disertarán los asistentes a la reunión de Granada. Sánchez Trigueros destacó la fértil obra de Ayala como crítico y descubrió un nexo común, "la claridad expositiva y su defensa práctica, hasta la militancia, del carácter humanístico de la función crítica, lejos de dogmatismos y esoterismos". Estas cualidades suponen definir a Ayala como "crítico de la crítica". "Con su sinceridad proverbial, nunca exenta de la gracia natural y el tacto que tan bien lo caracterizan, no se ha privado de dar algunos amables tirones de orejas a los responsables de las oscuras logomaquias en que con frecuencia cae el crítico contemporáneo", señaló Sánchez Trigueros.

Con anterioridad a la apertura del simposio fue inaugurada un aula en la Facultad de Letras de Granada que lleva el nombre del escritor.

Sánchez Trigueros se refirió a la relación del novelista con su ciudad natal, que abandonó a los 10 u 11 años y a la que regresó tras su exilio. El profesor recordó una anécdota ocurrida en los años setenta en una de las primeras comparecencias públicas de Ayala en Granada tras su exilio. El desconocimiento del escritor, que fue presentado entonces por el fallecido catedrático de Literatura, Emilio Orozco, que superó en tiempo la intervención del conferenciante, causó la confusión entre el público, que no sabía quién era uno u otro. Desde entonces, la obra de Ayala ha sido objeto de numerosos estudios en la universidad y ha recibido el reconocimiento de sus paisanos. Sánchez Trigueros anuncié el propósito de la Universidad granadina de nombrar al escritor doctor honoris causa.

Ayala, por su parte, lamentó en un mensaje enviado a los organizadores que el premio Cervantes y el simposio hubieran coincidido "con una enfermedad de este anciano maestro, inconveniente que me tiene postrado y que me obliga a alterar todos los planes de futuro".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción