Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El silencioso respaldo de González

El debate de presupuestos comenzó ayer en el Parlamento con un pleno de asistencia más que inusual. Incluso Felipe González encontró hueco en su agenda para acercarse a la Carrera de San Jerónimo, lo que fue calificado de "milagroso" por el líder del PP, José María Aznar. En cualquier caso, la presencia del presidente del Gobierno en un debate de esta naturaleza sí es excepcional, pues en contadas ocasiones González ha acudido a la Cámara a un pleno en el que no tuviera que intervenir personalmente. Además, este callado apoyo de González a su ministro de Economía se produce escasas semanas después del respaldo explícito que le brindó ante las cámaras de TVE.

Junto al presidente acudieron a la Cámara 10 ministros y la práctica totalidad de diputados de la ejecutiva del PSOE, con José María Benegas a la cabeza. Entre las ausencias destaca el escaño vacío del vicesecretario del PSOE, Alfonso Guerra, y del vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, enfrascado este último en los preparativos de la conferencia de paz que se desarrollará el día 30 en Madrid.

Aznar se dirigió en todo momento a Solchaga ignorando la presencia de González, calificó los presupuestos de "oportunidad perdida", criticó la credibilidad del Gobierno y concluyó a los 40 minutos arropado por los aplausos de su grupo.

La réplica de Solchaga fue más interesante que su intervención inicial. El ministro cantó una loa a los éxitos de la política económica de estos años, que los escaños del PP acompañaron con abucheos, y llegó a recibir un aplauso por parte del PSOE.

Tal muestra de apoyo se produjo con la respuesta a la acusación de falta de credibilidad lanzada por Aznar. "La credibilidad va por barrios y la de España es muy elevada en la escena internacional", dijo Solchaga. Esto se nota, añadió, "cuando la gente tiene que decidir -con su dinero, no con su retórica- si invertir o no en España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de octubre de 1991