Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REVOLUCIÓN DE AGOSTO

Yeltsin reconoce la soberanía de Estonia y Letonia

El presidente de Rusia, Borís Yeltsin, reconoció ayer formalmente la independencia de la república báltica de Estonia y pidió al presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, que haga lo mismo. Poco después firmaba también un decreto por el que reconocía la independencia de Letonia. El líder ruso ha simpatizado desde el principio con la reivindicación secesionista de las repúblicas báltica, y ha firmado ya un acuerdo con Lituania reconociéndola como "estado soberano". Estonia se declaró independiente el pasado martes y Letonia el miércoles.Los decretos en que Borís Yeltsin reconoce a Estonia y Letonia como Estados soberanos fueron difundidos por la agencia oficial Tass, y en ellos se especifica que el presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, debe empezar a establecer relaciones inter-Estados entre la URSS y las repúblicas bálticas.

El proceso independentista de esas repúblicas sigue avanzando. Ayer, el presidente de Lituania, Vitautas Landsbergis, dijo que su país espera que el Kremlin acepte establecer un "calendario concreto" para el restablecimiento de la soberanía lituana.

El líder lituano añadió que la victoria de Rusia frente al golpe de Estado ha permitido poner fin a la presión de las tropas del Ministerio soviético del Interior (OMON), para lo cual se ha llegado a un acuerdo con el representante en Lituania del nuevo jefe del KGB, Vadim Bakatin, para el desarme de esas unidades especiales.

"Los militares que participaron en el golpe", dijo Lansbergis, "serán juzgados y condenados según las leyes lituanas. Como tienen nacionalidad soviética podrán ser expulsados a la Unión Soviética". Landsbergis afirmó también que en este momento es preciso "mantener la prudencia", a la espera de la evolución política en Moscú tras el golpe de Estado.

El líder lituano lanzó también ayer un mensaje por televisión a la minoría rusa residente en la república para que apoye la independencia. Señaló que fuerzas oscuras han tratado de dividir a la población de la república por razones étnicas y agregó que la lengua rusa será respetada en una Lituania independiente.

Esta república báltica tiene 800.000 personas de lengua rusa y de otras lenguas. El apoyo internacional al proceso independentista báltico se extiende en los últimos días. En Washington, el vicesecretario de Estado, Lawrence Eagleburger, predijo que las tres repúblicas, anexionadas por la fuerza por Moscú en 1940 en virtud de un pacto entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y la Alemania nazi, pueden ganar su plena independencia en seis meses.

Por su poarte, Dinamarca e Islandia han reconocido a las nuevas repúblicas, y Alemania está en camino de hacer otro tanto. El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Hans-Dietrich Genscher, declaró ayer a la televisión de su país que el Gobierno de Bonn se prepara para el inminente reconocimiento de los Estados bálticos.

Genscher aseguró que se ha puesto de acuerdo con su homólogo danés para proponer a la Comunidad Europea (CE) que inicie negociaciones encaminadas a establecer tratados de asociación con las repúblicas bálticas, una vez que sea reconocida oficialmente su independencia de la Unión Soviética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de agosto de 1991