Los palestinos rechazan las condiciones israelíes

VÍCTOR CYGIELMAN, James Baker no logró ayer que los líderes palestinos de los territorios ocupados aceptaran las, condiciones israelíes para que, el próximo mes de octubre, pueda celebrarse la conferencia de paz sobre Oriente Próximo que Mijail Gorbachov y George Bush anunciaron durante su reciente cumbre de Moscú. El secretario de Estado norteamericano se reunió, durante cuatro horas, con Faisal al Huseini y Hanan Ashrawi, residentes en Jerusalén este, y con Al Aga, de Gaza, que han venido siendo sus interlocutores habituales. Los palestinos, como Israel, han dado un sí condicionado a su participación que parece inaceptable por la otra parte. Posteriormente, Baker viajó a Ammán para entrevistarse con el rey Hussein de Jordania.

Más información

Poco antes de la entrevista de Baker con los dirigentes palestinos del interior, el primer ministro israelí, Isaac Shamir, explicaba su decisión del día anterior de recomendar a su Gobierno la participación, aunque con importantes condiciones respecto a la representación palestina, en la conferencia de paz: "Somos conscientes de los peligros inherentes a la respuesta positiva que hemos dado a Baker. Estos peligros son reales pero, si hubiéramos dicho no, habríamos expuesto a Israel a peligros aún mayores". Era la respuesta a las críticas de la derecha nacionalista y de algunos sectores de su propio partido, el conservador Likud.Los palestinos se encuentran ante un dilema semejante israelí. Decir al proceso de paz norteamericano, en el que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y los palestinos de Jerusalén Este están excluidos, es dar una ventaja clara a los israelíes aún antes de iniciarse las negociaciones. Decir no es arriesgarse a ser abandonado en el arcén del camino en el momento en que el tren de la paz pasa, llevando consigo a israelíes, sirios, jordanos y libaneses.

Ariel Sharon, uno de los halcones de Shamir y el titular de Vivienda -por tanto encargado de los asentamientos judíos en los territorios ocupados- considera que la participación de su país en la conferencia sería un "error histórico" porque la manera en que ha sido planteada "no puede más que conducir a una nueva guerra israelo-árabe".

En las declaraciones al diario francés Le Figaro, Sharon afirma: "Es una trampa. El Estado de Israel camina hacia el período mas peligroso de su existencia". Al Huseini indicó que el "sí, en principio" dado por la OLP a la conferencia de paz depende de la res uesta positiva porte-americana a las cinco condiciones impuestas por la organización y publicadas ayer por la agencia palestina de noticias Wafa. Lo esencial de los cinco puntos es: Garantizar la retirada israelí de todos los territorios ocupados, Jerusalén Este inclusive; reconocer el derecho a la autodeterminación nacional de los palestinos y aceptar que la OLP y sólo la OLP designará a los representantes en la conferencia.

Óptica norteamericana

Según Faisal al Huseini, lo único que Baker asumió durante las conversaciones de ayer fue que la conferencia de paz se realizará basándose en las resoluciones 242 y 338 de la ONU que, según la óptica norteamericana -que no la oficial israelí-, comporta la ecuación de paz por territorios.

Es difícil saber si los palestinos tienen razón o si se pueden permitir el lujo de boicoterar la conferencia de paz si sus condiciones no son aceptadas. "No se puede negociar desde una posición desequilibrada", dice Musa, de 26 años, estudiante de Historia en la universidad de Belén. "Ya hemos hecho gran des concesiones como que la OLP no tome parte como tal en las negociaciones y que no haya una delegación palestina inde pendiente, sino una jordano palestina. Sin embargo, Israel exige más. Es simple, lo único que israelíes y norteamericanos quieren es humillarnos, que nos arrastremos sobre nuestro vientre".

Fuentes oficiales estadounidenses reaccionaron con desagrado a las condiciones exigida por los palestinos y les acusaron de "dañar sus propios intereses" al perder repetidamente las oportunidades de la paz.

La radio oficial siria también opina que las exigencias Impuestas por Israel harán fracasar la conferencia de paz antes de que se inicie. Radio Damasco señaló que la decisión de Israel de participar en esa conferencia "no significa que Israel haya optado por la paz".

Tras su visita a Israel, Baker prosiguió su sexta gira por Oriente Próximo desde que finalizó la guerra del Golfo y se dirigió a Jordania, para entrevistarse con el rey Hussein.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de agosto de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50