Imanol Uribe lleva al cine 'Crónica del rey pasmado', de Gonzalo Torrente Ballester

Los dominicos de Salamanca no prestan un convento porque el filme es "anticlerical"

Una ambiciosa película comienza a rodarse el lunes en Toledo: 300 millones de pesetas coproducción hispano-franco-portuguesa, y un argumento basado en la novela Crónica del rey pasmado, de Gonzalo Torrente Ballester. El filme, producido y dirigido por Imanol Uribe, se titula El rey pasmado y retrata la tragicómica anécdota del joven rey Felipe IV, que a los 20 años era tan inexperto en política como en amores y, para remediar lo segundo, quiso ver desnuda a su esposa, la reina. "Trata del triunfo del sexo sobre los curas", dijo el jueves en Salamanca Torrente, que presentó, con Uribe, el rodaje. Explicaron que los dominicos de Salamanca se han negado a prestarles su convento por "anticlericales".

"Los curas de aquí, los dominicos, han dicho que no dejaban rodar en su convento porque la Iglesia quedaba mal parada en el guión de El rey pasmado, que les parecía anticlerical y, además, lleno de erotismo, porque es un triunfo del sexo sobre la religión", explicaron a dúo el director Imanol Uribe y el hijo del escritor, Gonzalo Torrente Malvido, que ha participado en la adaptación cinematográfica de la novela de su padre, en colaboración con Juan Potau. "Es absolutamente fiel a la novela", dijo.Por su parte, Gonzalo Torrente Ballester -Juvenil y todavía lleno de lucidez e ironiza sus 80 años- afirmó: "Sí, el guión es muy fiel a la novela me gusta, pero la responsabilidad de la película ya es del director, y yo creo que les saldrá bien. Respecto a lo que han dicho el director y mi hijo, yo creo que no es un triunfo del sexo sobre la religión sino sobre locuras, que no es lo mismo Porque yo soy creyente, aunque no lo parezca y, además, la Iglesia del siglo XVII era más laxa que la de ahora. Teóricamente no debe haber ahora ninguna protesta de la Iglesia porque ni la novela ni el guión de la película es anticlerical, pero sí la hubiera ¡allá los curas!".'Divertimento e Inquisición

Torrente Ballester publicó Crónica del rey pasmado a finales de 1989 y ya ha vendido 70.000 ejemplares. El director Imanol, Uribe -La fuga de Segovia, La muerte de Mikel, entre otros filmes- leyó la novela. "Inmediatamente, llamé a Torrente y le convencí", explica. "Quiero, hacer una película que sea un divertimento, con un trasfondo, de defensa de la libertad, y que reconstruya una época de la historia de España, con la Inquisición por detrás, que es im portante no olvidar".La crónica del rey pasmado, según cuenta Torrente, "está basada en lo que le pasó a Felipe IV que, basta con leer las cartas de los jesuitas, se fue a ver a una prostituta para aprender de amor, y conmocionó a toda la corte".

En la película, que se rodará durante ocho semanas en Toledo, Madrid, El Escorial, Ávila, Salamanca y por tierras portuguesas, Gabino Diego encabeza un amplio reparto -encarnando a Felipe IV-, acompañado por Juan Diego, Laura del Sol, Eusebio Poncela, Javier Gurruchaga, Joaquim D'Almeida, María Barranco, Alejandra Grepi, Eulalia Ramón y Fernando Fernán Gómez, entre otros.

"Creo que la película será un éxito de público, pero no voy a traicionar el espíritu de la novela para acentuar los aspectos eróticos. Tampoco quiero hacer unas amistades peligrosas a la española", dice Uribe.

"El director me ha asegurado", señala Torrente, "que tendrá los mismos niveles de erotismo que mi novela, que ya son, porque en aquella época la corte de Madrid era la ciudad europea donde más se fórnicaba. Pero me opondría a que se hicieran con mi novela unas edades de Lulú del siglo XVII'. Torrente dice que en muchas de sus novelas "se fornica bastante, pero no tiene importancia. También he escrito otras en las que no se fornica nada porque no viene a cuento. Por ejemplo, la última, Las islas extraordinarias, que sale a la calle la próxima semana".

De esta nueva novela explica: "Trata de un dictador y es más corta -100 fólios a máquina- que la anterior, porque la edad le enseña a uno a que cuanto más sencillo y directo se escriba, mejor".

Añade el escritor: "En la novela hay un tiranicidio, pero no trata sobre Franco, a quien no conocí directamente pero, para sorpresa y pesar mío, nació en el mismo pueblo que yo, lo cual sí me incomoda".

Sobre si el personaje de su dictador está inspirado en Sadam Husein, replica con fiereza: "Para nada, porque no creo que Husein sea un dictador al modo europeo. Yo sólo intento entender lo nuestro, y aquí de dictadores sabemos bastante. La guerra del Golfo me parece un gran disparate y un horror de quienes mandan militarmente: los norteamericanos. No en:tiendo esta guerra y creo que nosotros, España, habríamos estado mejor quietecitos y sin intervenir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de febrero de 1991.