Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Los sueños y el tiempo', obra inacabada

María Zambrano estaba escribiendo una obra que se iba a titular Los sueños y el tiempo, según manifestó anoche el vicepresidente de la Fundación María Zambrano, Juan Gámez. Tenía ya escritos 12 capítulos de esta obra, que había abandonado y retomado en varias ocasiones, y a la que ahora se estaba dedicando "intensamente", según Gámez.A partir de las 19 horas de ayer, en que se confirmó el fallecimiento de María Zambrano, los testimonios de consternación y recuerdo por la intensa actividad intelectual de la pensadora fueron numerosos. Desde el ministro Semprún, que calificó a María Zambrano como la continuación de la razón democrática española", hasta Octavio Paz, que dijo: "Era una mujer por la cual realmente hablaba el espíritu".

MÁS INFORMACIÓN

"Me encantaba hablar con María Zambrano", explicó Octavio Paz, "y a veces, conversando con ella, yo tenía la sensación que estaba hablando con una de aquellas sibilas del pasado greco-romano". Añadió: "La conocí en Valencia en 1937, durante la guerra, y nos hicimos amigos. Conversamos largamente sobre los temas que nos unían, es decir, el pensamiento y la poesía. Más tarde, ella estuvo en México una temporada larga y colaboró en la revista Taller, que yo dirigía".

El escritor mexicano Carlos Fuentes ha resaltado que 1a gran aportación de María Zambrano a nuestra lengua y a nuestro espíritu es la de un tiempo vivido fuera de los sistemas rígidos y los dogmas cerrados".

El poeta Rafael Alberti declaró "sentir profundamente la desaparición de María Zambrano, cuya obra es admirable". El también poeta Carlos Bousoño manifestó que la pensadora fallecida ayer "representaba una aportación muy original a la filosofía española".

La escritora Carmen Martín Galte señaló: "Esta pensadora andaluza sobresalió tanto por su honestidad profesional como por su labor intelectual, una labor pausada como sólo ella sabía realizar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 1991